viernes, 4 de febrero de 2011

El vómito de los estereotipos

"No le llega a los talones a Miss Tacuarembó", dijo S. cuando los créditos todavía no habían terminado de pasar. Se refería a la película de Martín Sastre basada en la novela homónima del querido Dani Umpi y estelarizada por Natalia Oreiro en la que todo (incluso algún ocasional y mínimo error) es virtud y que, por eso, se ha convertido en nuestro punto de referencia obligado.
Y la que perdía, ahora, la competencia, era El turista, esa pura equivocación protagonizada por Angelina Jolie y Johnny Deep. No es que Angelina tenga debilidad por los buenos guiones o que Johnny Deep sea cuidadoso a la hora de elegir los proyectos de los que participa pero al menos, hasta ahora, los dos habían dado muestras de una tendencia al divertimento (a divertirse con lo que hacen) completamente ausente de este engendro turístico-sentimental que no tiene ni pies ni cabeza y cuya resolución, además, es previsible desde los primeros diez minutos (desde el exacto momento en que el personaje de Angelina se encuentra con el personaje de Johnny Deep en un tren que va de París a Venecia, ¡chiquérrimo!).
Todo es de una grasada mayúscula (empezando por la transformación de Angelina en ese monstruo que desde hace tiempo la habita, una especie de Sofía Loren envejecida prematuramente, y terminando en la utilización de ese recurso fácil y sólo apto para narradores sin talento, La mafia rusa).
Pero además, como toda la película es la busca de un ladrón cuya apariencia ha cambiado drásticamente gracias a carísimas intervenciones quirúrgicas (valuadas, se nos dice, en varias decenas de millones de dólares), uno no para de hacer señales a la pantalla gritando a las sucesivas y combinadas brigadas policiales que intervienen en la pesquisa (Scotland Yard, Interpol, I Carabinieri): "¡eh, cheeeeee! ¡¡¡Las huellaaaaaaas. Las huellaaaaaas digitaaaaaales!!!
Pero nada de CSI, todo se resuelve en sucesivos tropiezos de mal gusto.
Ya sabemos que una estrella es alguien que puede hacer cualquier cosa (es decir: un puro capricho). Pero Angie, si seguís por esta vía te vas a ganar una regla nada simpática...

4 comentarios:

bronco dijo...

Debo decir que coincido contigo.

Pochoclo sabor panceta.

santi dijo...

Primero Miss Tacuarembó, después el mundo.

O algunxs mundxs...

Schubert dijo...

Pero ¿por qué siguen viendo estás películas de mierda? Si sabés que como mucho te van a entrener media hora. Decime que la bajaste y no garpaste....

Anónimo dijo...

Yo considero que Angelina Jolie es una actriz con un gran talento desperdiciado,debido a que luego le mandan guiones solo para lucirle el rostro, pero si esa película y vario¿as otras que ha hecho han sido exitos taquilleros, que no dejan nada al espectador. Dice su esposo Brad Pitt que acepta este tipo de pelis, porque le dejan buen dinero que luego dona a lo de sus labores humanitarias. pero si creo que ella deberia de buscar mejores guiones mas serios y donde saque a relucir su talento heredado de su padre, envejecida prematuiramente, no se porque dice eso, bueno vieja yo no la veo, flacdasi, pero si el turista, Se busca y otras del estilo me parecen iguales de idiotas a las que siempre protagoniza Tom Cruice, creo quedebería de emular a su esposo Brad, que cada vez escoge mejores guiones, con mas trascendencia, aun que aqui entre nos me sorprendió su debut como directora y escritora de la película In the Land of blood and Honey, ya que para ser su opera prima, no esta nada mal, me parece que se alejó todo lo que pjudode los estereotipos amelcochados de hollywwod, donde siempre salen triunfantes los disque buenos..