viernes, 20 de abril de 2007

La canción de amor de San Sebastián

por T. S. Eliot*

trad. Daniel Link


Llegaría vestido de cilicio
Llegaría con una lámpara en la noche

Y me sentaría al pie de tu escalón;

Me azotaría hasta hacerme sangrar,

Y después de horas y horas de plegarias

Y tortura y deleite
Hasta que mi sangre rodeara la lámpara

Y reverberara a la luz,

Me presentaría como tu novicio

Y después apagaría la luz

Para seguirte adonde dijeras,

Para seguirte donde tus pies son blancos

En la oscuridad hacia tu cama

Y donde tu vestido fuera blanco

Y contra tu vestido tu pelo trenzado.

Sólo entonces me mirarías a fondo

Porque yo repugnaba a tu vista
Me admitirías sin vergüenza

Porque estaría muerto
Y cuando llegara la mañana
Mi cabeza yacería entre tus pechos.


Yo llegaría con una toalla en la mano

Y doblegaría tu cabeza entre mis rodillas;

Tus orejas enroscadas de tal modo

Como las de nadie en todo el mundo.

Cuando el mundo entero se derrita al sol,

Derrita o congele,

Recordaré cómo tus orejas se enroscaban.
Me demoraría un momento
Y seguiría la curva con mi dedo

Y tu cabeza entre mis rodillas -

Pienso que al fin entenderías.

No habría nada más para decir.

Me amarías por haberte estrangulado

Y por mi infamia;
Y te amaría aún más por haberte mutilado

Y porque no habría ya más belleza en ti

Para nadie, salvo para mí.


I would come in a shirt of hair/ I would come with a lamp in the night/ And sit at the foot of your stair;/ I would flog myself until I bled,/ And after hour on hour of prayer/ And torture and delight/ Until my blood should ring the lamp/ And glisten in the light;/ I should arise your neophyte/ And then put out the light/ To follow where you lead,/ To follow where your feet are white/ In the darkness toward your bed/ And where your gown is white/ And against your gown your braided hair./ Then you would take me in/ Because I was hideous in your sight/ You would take me in without shame/ Because I would be dead/ And when the morning came/ Between your breasts should lie my head.

I would come with a towel in my hand/ And bend your head beneath my knees;/ Your ears curl back in a certain way/ Like no one's else in all the world./ When all the world shall melt in the sun,/ Melt or freeze,/ I shall remember how your ears were curled./ I should for a moment linger/ And follow the curve with my finger/ And your head beneath my knees -/ I think that at last you would understand./ There would be nothing more to say./ You would love me because I should have strangled you/ And because of my infamy;/ And I should love you the more because I have mangled you/ And because you were no longer beautiful/ To anyone but me.

*
Publicado en Letters I 46-7. Enviado por TSE en una carta a Aiken, desde Marburg, 25 de julio de 1914, con Oh little voices of the throats of men. (El original mecanografiado del poema enviado a Aiken está ahora en la McKeldin Library; `Esta carta [ahora en la Huntington Library] y los poemas fueron separados cuando Aiken vendió la carta a un coleccionista privado´, Letters I 44.)

5 comentarios:

Ferko dijo...

I would -flog- myself until I bled

no es -azotar- sino -abrir un fotolog-

Loco afán dijo...

Hermoso...

preciado dijo...

Gracias Daniel. Buenísimo.
No sé si Divididos es de tu agrado, pero en su primer disco compusieron esta canción, donde adaptaron un poema de Elliot. A mí me gusta mucho.

Divididos
Los Hombres Huecos

Somos
los hombres huecos
Somos
los hombres huecos
Somos
los hombres huecos

Esta es tierra muerta
tierra de cactus
si ves bien son todas
imgenes de piedra
pero vos no ves
porque no hay ojos acá
es un valle hueco
y nosotros somos
los hombres huecos.

Somos
los hombres huecos
Somos
los hombres huecos
Somos
los hombres huecos

emilioensucielo dijo...

A beautiful translation: your Sebastian is more physical and raw in Spanish. Eliot's English is dry as sherry in a London winter, and the rhymes a little inane.(hair/stair/despair!!). Sorry for writing in English...

linkillo dijo...

Well, thanks. I is an unfinished< poem...