lunes, 7 de febrero de 2011

Postcine

Aparentemente Scott Pilgrim vs. the World (2010) no se estrenará comercialmente en Argentina.Y, aunque sea una comedia demasiado enloquecida para participar del careteo repugnante de los Oscars, igual la vimos.
Digamos que es una película postcinematográfica (lo que no quiere decir demasiado, a esta altura del partido). Precisemos: es una película postarantinesca, tan manierista como Kill Bill, pero que se instala en tales niveles de delirio que todo lo anterior parece casi clásico. Sucede en Toronto, la protagonizan unos jóvenes deslucidos que no viven con felicidad la cultura "actual". Su punto de fuga son los videogames. No: el punto de fuga de la película es la estética de los videogames y los comics, de la que extrae la mitad de su encanto. La otra mitad viene del casting y de los diálogos, del montaje deslumbrante, de los efectos visuales. Está basada en una historieta ("novela gráfica", dicen sus cultures), pero eso importa poco. Lo que importa es que Scott Pilgrim se sobreponga y triunfe a las adversidades como, es obvio, sucede.



4 comentarios:

Juan Manuel López Baio dijo...

¡¡Wooow!!
Ya mismo se la encargo a mi "proveedor de confianza".
¡¡gracias!! :)

Larsen dijo...

A mí todo ese cotillón visual me pareció innecesario, una manera fácil de darle algún espesor a una historia más o menos ya vista, más o menos predecible.
Las adaptaciones de historietas, al hacer del plano fijo imagen en movimiento (imagen movimiento), pierden mucho, o no ganan nada. Habría que reflexionar sobre ese punto, creo.

Dro dijo...

Uh, realmente no esperaba leer este comentario acá. La vi como 5 o 6 veces y cada vez digo "tengo que escribir algo sobre SP". Me ganaste de mano.
Un amigo me dijo que es la primer película que le pertenece nuestra generación (clase 80 y pico). No sé si es tan así, pero sí es la primer película que dice algo sobre los que crecimos enchufados a alguna(s) consola(s) de videojuegos en los 90.


PD: Larsen, las cosas bellas están hechas de contingencias.

Larsen dijo...

Una contingencia es una cosa que puede suceder o no suceder. SP es una contingencia, claro. Sucede, sucede mal, feamente (no bellamente). Quizá la palabra adecuada para la película sería incontinencia, o inconsistencia.

"Primera película", no "primer película".