jueves, 19 de mayo de 2011

Los últimos días de Nietzsche

19 comentarios:

Baaltir dijo...

De todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu. No es cosa fácil el comprender la sangre ajena: yo odio a los ociosos que leen. Quien conoce al lector no hace ya nada por el lector. Un siglo de lectores todavía – y hasta el espíritu olerá mal. El que a todo el mundo le sea lícito aprender a leer corrompe a la larga no sólo el escribir, sino también el pensar. ("Del leer y escribir", "Así habló Zaratustra")

Este es un genio de los que estremece...

Saludos!

Luciana dijo...

Murió ahogado en su bigote.

ZZ dijo...

Con certeza les digo que es falso. Son fotos animadas. Saludos!

Linkillo dijo...

Habría que decidir previamente si se puede decir del arte que sea "falso". En todo caso, son "Los últimos días de Nietzsche", y estremece.

zz dijo...

Arte, bueh... Igual estremece.

diego pnkpl dijo...

¿Por qué "falso"? Si son fotos animadas, son fotogramas: es cine.
Y parece que me estaría perdiendo las mejores clases de tu vida...

Pablo M dijo...

Pensar en la muerte de alguien querido es siempre conmovedor. Ahora llamar arte o cine a un intento de falsificación me parece demasiado. Como mucho es un chiste bien hecho.

Diego dijo...

Un fragmento de mi apología de la buena vida:

"Querido amigo, tenemos que enseñarle a los Nietzscheanos cómo conquistar a una mujer. Y si ya la tienen, recordarle que no son Nietzscheanos: que su señor se reventó contra el suelo al ver una yegua caer de maltrato, y que derrapando metafísicamente, creyéndose él esa bestia hermosa, se volvió babeante, demostrando que lo que no lo mató tampoco lo hizo más fuerte. Sin embargo nosotros, sabiamente en compañía, somos rescatados siempre a tiempo, y tranquilos dormimos, y comemos, y vivimos mejor que nadie. Demos las gracias. Démonos las de nada."

Abrazo.

Anónimo dijo...

En el barrio chino están vendiendo unos Nietzsche a cuerda. Da tres pasitos, se para y dice "Ay, ay, ay..." Repite la operación dos o tres veces.

Linkillo dijo...

Llegó la ley: "intento de falsificación". ¿Carátula en qué juzgado? No sólo se juzga una obra (o cosa) de arte, sino que se declara conocer la intencionalidad del sujeto involucrado. Lo que brilla es el desprecio al pensamiento, en primer término.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=FLmlz34BUlk&feature=related

los ultimos dias de Robert Johnson

Pablo M dijo...

Ley? Cual? Postear un video a título de "Los últimos días de Nietzsche" intentando que parezca un documento histórico es una falsificación. Si querés darle vueltas al asunto allá vos. Borrar los límites a los significantes es una característica de la histeria no del pensamiento.

Linkillo dijo...

"Intentando que parezca histórico" es un juicio sobre la intencionalidad ("agravado por intencionalidad"). "Falsificación" es una categoría jurídica. Nene: si vos usás léxico leguleyo y no te das cuenta, no sólo sos aburrido, también estás perdido. No estamos caratulando, estamos reflexionando sobre el tiempo (sobre el tiempo en la imagen, sobre la imagen en el tiempo).
"Borrar los límites de los significantes" no sé bien qué querrá decir, pero cualquier persona que haya leído un poco más que el Boletín Oficial y los tomos de La Ley sabe que el significante no tiene límites, sino umbrales, o mejor: funciona en una cadena o serie a lo largo de la cual el sentido se desplaza.
Yo no le doy vueltas a ningún asunto: compartí una emoción. Lo demás corrió de la mano del inquisidor que te habita ("¡Hoguera, hoguera!"). No estás pensando bien, y sobre todo no lo estás haciendo en esta casa, donde reina el amor y donde nos importa tanto la comunidad de los ausentes.

ZZ dijo...

Linlillo, lamento haber armado tanto "bardo" por decir que era falso. lo hice en un sentido meramente formal, porque al principio también caí en la gracia. Me gustó lo del predominio del amor en el blog!

Linkillo dijo...

ZZ, pero eso es interesante de discutir. Y de analizar. ¿Qué diferencia hay entre la foto y el montaje animado? Cuántas veces hemos visto esas fotos y ya. Y, sin embargo, la animación potencia algo del orden de lo que dura: once años, dicen, Nietzsche (o cualquiera, para el caso) estuvo inválido, loco, paralizado, dominado por pensamientos que lo atravesaban a toda velocidad. No me niego a discutir sobre todo esto, me parece que discutir sobre todo esto es el horizonte mismo de nuestras posibilidades artísticas. El veredicto judicial, sin embargo, me descoloca. Vos mismo escribiste "arte, bueh..", lo que presupone que tenés certeza sobre el arte que no sé cuáles son para expulsar esta experiencia (y este estremecimiento) de lo que el arte podría llegar a ser.

Anónimo dijo...

Es falso. Y ya no estremece.

Fer dijo...

Esa imagen, repetida hasta el hartazgo -al mejor estilo naranja mecánica- sobre una pantalla de cine y con sonido etcétera, abandonaría definitivamente los umbrales (¿está bien?) de lo 'falsificación', para ensombrecerse bajo la nube de cenizas volcánicas de la 'verídico'.

M.G dijo...

Tengo una duda, luego de leer los comentarios acerca del video. Si el atributo de falsedad de una cosa respecto de otra, necesariamente exige la otra cosa como tal, y la otra cosa, como tal, no existe, ¿es falso?

M.G dijo...

Entonces, si el video de "Los últimos días..." no existe, no sería falso, o bien podría considerarlo "un" video de Nietzsche, en cuya indeterminación tambalearía, creo, la relación de necesariedad entre veracidad e imagen.
Creo humildemente, en el fondo, los que la cuestionan, saldrían corriendo de la sala en la que se proyectara "La llegada del tren...", de Lumiere.