sábado, 2 de abril de 2005

Mercadotecnia barata


1
(1)PermuVentas Clasificados1158(-19)

2
(2)Linkillo (cosas mías)1009(+473)

3
(3)Wimbledon317(-19)

A las visitas ilustres hay que tratarlas tan bien como a las demás, para que vuelvan regularmente. El problema, como siempre, son los diarios: el domingo 27 este blog y el de Guillermo aparecieron citados en Página/12, lo que multiplicó las visitas, que ese día llegaron, en mi caso, a la inusual cifra (por ser un domingo) de 432. Mayor escándalo provocó la citación que de este blog hizo La Nación el martes 29: los contadores se dispararon hasta las cifras que acá se exponen (más del doble de las que veníamos teniendo). Desdichadamente no alcanzaron para destronar a "Permuventas" de su trono ganado a fuerza de toma y daca. Pero sí para que los demás contadores gratuitos se negaran a seguir trabajando en esas condiciones: Shiny no para de avisarme desde entonces que tengo que "hacer un upgrade" (es decir, que tengo que pagar), porque ellos seguramente piensan que yo debo de estar vendiendo sexo o drogas para que algo así suceda. De modo que muchas de las visitas de los últimos días no fueron incorporadas a los totales que informan (Le pregunté a S. si le parecía bien que pagara 80 euros por año por un contador "Pro" y me dijo que de ninguna manera. "Que la mercadotecnia te la haga Fogwill", agregó). Veremos si da para tanto. Peor para ellos. A todos los nuevos lectores traídos por los diarios: aún cuando hablemos de otras cosas y en otro tono al que están acostumbrados: síentanse como en su casa.

La persona más buscada
en mi blog durante marzo fue Gabriela Bejerman, quien afortunadamente desplazó a las estrellitas de la televisión mexicana (esperemos que para siempre, como para que pueda olvidarme de mi pretérito error). Los fans de Mario Vázquez desaparecerán de la faz de la tierra de modo que no vale la pena tenerlos en cuenta (a diferencia de los culos, cuyo estrellato en los buscadores no amaina un ápice, para mi felicidad).
He aprendido de Oliverio Coelho una lección invalorable: para no alimentar el narcisismo de las personas que no queremos, conviene tratarlas con un seudónimo porque de esa manera engañamos a los buscadores. De paso, potenciamos el carácter crítico-paranoico de las buscas con un poco de delirio adicional.

1 comentario:

Vizcachas en escabeche dijo...

Ya dominaremos el mundo...