sábado, 7 de febrero de 2009

Écue-Yamba-O

¿Cuántas amigas se puede tener? Ninguna, si uno adhiere a la lectio de que sólo puede haber amistad inter pares, es decir en el interior de la logia de los géneros.
¿Cuántas amigas conviene tener? Por lo menos dos, claro, porque la hipocresía de una será compensada por la otra (y viceversa), de acuerdo con los ritmos de la luna.
Una amiga, recién vuelta de San Salvador de Bahía, se lamenta (sin demanda previa en ese sentido) de no haber conseguido "ningún San Sebastián" para incrementar nuestra colección.
"No habrán buscado", insinúo (porque sé cuan afectos son en Brasil a la figura del mártir). "Sí, sí, buscamos, pero no había", insiste la amiga. Corremos un tupido velo de pudor sobre tal busca y continuamos con la sobremesa.
Noches después, otra amiga, que había estado también en San Salvador de Bahía (incluso durante los mismos días, cuando el azar dispuso que se encontrara con una tercera amiga nuestra, ya muy mayor, que juega al tennis), nos obsequió la hermosa talla en madera que puede verse en la fotografía. Le conté la conversación previa, y ella puso cara de "con amigas así".
Nada dije porque sé que en futuros ciclos la histeria femenina inclinará su dedo acusador en otra dirección. Y así, entre madres, hijas y amigas, se nos va la vida.


Foto: Sebastián Freire

(anterior)

3 comentarios:

chicaenminifalda dijo...

buenísima observación! y cuántas amigas y Bahía?

girlontape dijo...

y no sólo lo encontró...te lo trajo en una caja kiehl's! eso sí es estilo...agarrate fuerte a esa amiga...

Anónimo dijo...

¿Tú también, Bruto?
La que no había buscado y te mintió hizo una estupidez. Pero de ahí a reconducirlo todo a la histeria femenina, el modo como "se te va la vida" entre mujeres que cumplen en ella diferentes roles, y la posibilidad/imposibilidad o conveniencia/inconveniencia de tener amigas y cuántas... Como si los hombres no hicieran boludeces. Vaaaaamos.