sábado, 30 de octubre de 2010

Descansa en paz

por Daniel Link para Perfil

¿Qué decir más allá de las condolencias de rigor a los deudos y amigos de un muerto? Como sucede siempre en estos casos, al duelo por la desaparición física se superpone la urgencia para resolver los asuntos mundanos del fallecido y el reparto de su herencia.
Con Kirchner, desaparece uno de los mitos mediáticos de los últimos tiempos (el “doble comando”) y un misterio semántico, el “modelo”, que ahora deberá redefinirse, sobre todo porque es prácticamente imposible que la Dra. Cristina Fernández pierda las próximas elecciones presidenciales, ahora que, a sus muchas virtudes, agrega el hálito trágico de la viudez inesperada.
Los carteles que el mismo 27 de octubre se vieron en Plaza Mayo decían: “Perón, Evita y Kirchner están en el mismo cielo”. El Gral. Perón enviudó durante su segunda presidencia, pero nunca pudo sobreponerse al fantasma de esa muerta colosal que, desde el más allá, dominó el mundo como no lo había conseguido estando viva. Luego, el Gral. Perón murió, dejando viuda a la vicepresidenta, la Sra. Isabel Martínez, que accedió al sillón de Rivadavia (para desgracia de todos los argentinos, los peronistas en primer término) por ese deceso.
Aunque la viudez parece constitutiva de los vaivenes políticos de nuestro reino, el caso de la Dra. Cristina Fernández no coincide ni con uno ni con otro (pero la mitografía no precisa de grandes sutilezas): la muerte del Dr. Néstor Kirchner equivale a la del Dr. Alfonsín, y encuentra a su viuda en una curva ascendente impredecible hace tan sólo un año.
Más allá de su dolor personal, la Dra. Fernández debería salir fortalecida de este trance: si las encuestas electorales ya la favorecían por sobre su marido (porque sus virtudes públicas, sin duda, eran más visibles o más comprensibles para el electorado), ahora deberá demostrar, desde la soledad y el luto, que ella es no sólo capaz de proponer y sostener un modelo de gestión propio (sobre lo que no cabría sostener demasiadas dudas, a esta altura del partido), sino de ordenar ese equívoco gigantesco que llamamos peronismo, y de dotar de sentido a ese enigma político reciente, el kirchnerismo.
A esos dos ismos (uno del siglo XX y el otro del siglo XXI) deberá imponerse el “cristinismo”, una corriente de opinión más interesante que las anteriores porque reposa en una simpatía incondicional que prescinde de las anteriores: muchos “cristinistas” (entre los que me cuento) jamás se declararían “kirchneristas” y preferirían que no se los identificara como “peronistas” (es, una vez más, mi caso). Llamo PP, “peronismo paquete”, a esta mutación de las simpatías políticas.
No se trata, naturalmente, de coincidencias programáticas o ideológicas, porque ni el peronismo ni el kirchnerismo se caracterizaron nunca por una ideología o un programa diferente del pragmatismo (es decir: el sentido de la oportunidad). ¿Podrá el “cristinismo”, tan radicalmente moderno -glamoroso hasta la náusea, hipertecnológico (youtube, el twitteo y el titeo son sus formas de intervención más recientes) y que tan bien rinde televisivamente- imponerse a las potencias maléficas que habitan los ismos que lo precedieron?
Suponemos que sí, porque, ¿quién podría discutir con una mujer ya famosa por su habilidad retórica, su compromiso irrenunciable con las causas más peregrinas y a veces incomprensibles, su juvenil entusiasmo por las maravillas del mundo y además, ahora, viuda: frágil, sin nadie con quien compartir las durísimas exigencias del poder, en un año que hará coincidir los plazos del duelo y de la campaña electoral?
El Sr. Moyano se apresuró a garantizar su incondicional apoyo, y otro tanto irán haciendo los demás barones peronistas. Lo contrario sería percibido como una vileza por parte del electorado, ese sujeto de la soberanía tan volátil que muchos intelectuales (Torcuato Di Tella, embajador recientemente designado, entre ellos) han propuesto a la monarquía como la forma política que mitigue las cíclicas crisis argentinas.
Cristina reina. Y su regencia será recordada con justicia como un período incomparable de la política latinoamericana. Pero su asunción para un segundo período será una apoteosis de la que no deberíamos privarnos. Es por eso que, junto con nuestra más profunda solidaridad en este trance, le enviamos a la Sra. Cristina Fernández el deseo de que pueda capitalizar la triste carga que los excesos de carácter de su marido le han puesto sobre los hombros. Cristina reinará. ¿Qué más puede pedirse?

(anterior)

11 comentarios:

Tommy Barban dijo...

Hace dos años, en la Plaza, una compañera me ninguneaba "tu problema, nene, es que vos no sos peronista de Perón, sos cristinista". Tal cual. De la primera hora.

Ariel dijo...

¡Oh, quelle merveille!

Te entiendo mejor, por eso del don de la oportunidad.

Linkillo dijo...

Welcome back, barban!

filobiblion dijo...

Se advierte en ti Daniel que no trocas madurez por pesimismo, pero si Cristina no doma el bufalo embravecido del peronismo, me temo que con nuestra nunca bien extirpada maleza derechista, las cosas iran un pelín para atrás. Ciertas ganancias ya no podrán pasar a las alforjas de los retardatarios y parásitos de siempre porque el cambio fue muy drástico y una vuelta a los 90 sería suicidarse políticamente para estos sectores, pero no hay que cantar victoria con tanta antelación pese a que el liderazgo del peronismo pareciera indiscutiblemente cristinista. Moyano es un lobo hambriento y ya tuvo dos encontronazos en sendos sitios de raigambre peronista: el último acto en memoria del 17 de octubre y el funeral del "león muerto". Cristina le ofreció su espalda al beso de conduelo. Los sindicatos en la Argentina hoy más que nunca buscarán tener un truhán en la Rosada y los intendentes del conurbano mantener sus cuotas clientelistas, amén de los gobernadores del PJ que querrán sus tajadas del festín. Kirchner era el Dedalo de este entresijo político y no veo quién le ponga el cascabel al Gato.

Tommy Barban dijo...

Gracias! ¿Al blog o al campo popular?

Anónimo dijo...

me sorprenden tus palabras link. es hora de que muchos como vos, aunque no niego el hecho de que sos único, pongan su lucidez al servicio de una causa (con c) y la enriquezcan. que no salgan sapos en las barrigas.

en fin, cristina/sabatella 2011, sueño. cris sos lo más.

Rinaldi dijo...

Ojalá que la fórmula sea Cris-Moyano o Cris-Recalde. No me convence Sabatella, se parece a Rozín y es como una mutacion progre, no es lo que necesitamos para profundizar el modelo nacional, con una pata sindical constitutiva fuerte. No sé qué puede aporta Sabatella, para la clase media semiilustrada es mejor poner a Filmus.

Mariana Docampo dijo...

Genial.

Emma Funes dijo...

Impecable. De lo mejor que leí estos días. Desde hace 4 días escriben hasta las amebas...

Mecha dijo...

¿y cómo creer en esta viudez? no creo que Néstor esté muerto, es una farsa, una jugada política. Andá a saber dónde cuernos está metido mirando todo por tv.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=D4s6jf7wNFg&feature=related


¡Qué adelantados estos mods siempre!