martes, 9 de agosto de 2005

Blogosofía

El último post de Oficina es ejemplar por muchas razones: 1) se lee con la voracidad con la que se leen las referencias a un mundo concreto. Esa voracidad es lo que resulta llamativo. Como quien dijera que lo que en este momento atraviesa la red es la necesidad de inscribir el propio cuerpo en relación con todo lo que existe (porque la voracidad por lo concreto es correlativa al terror a la desaparición).
Inmediatamente, sospechamos que 2) ésa, también, es una buena definición para la literatura (para lo que consideramos literatura).
Además, 3) aquel post no reclama tanto "comentarios" --de hecho, no los tiene, lo que resulta particularmente sugerente en un universo donde el "comentario" funciona en cascada (es la cascada)-- sino procesos de identificación: como quien dijera que "a veces hay días así", o "las desgracias nunca vienen solas", o "cuánta entereza hace falta para...". De modo que se podría trabajar con una hipótesis en relación con la distancia entre procesos de identificación y comentarios, que no serían siempre concurrentes.
¿Por qué comentar lo que otro escribe? (no lo que hace la crítica, sino comentarlo). Volvemos al punto de partida: se trata de inscribir el propio cuerpo en relación con todo lo que existe. Y ésa parecía ser también una buena definición de la literatura (el comentario sobre lo que los demás escriben). Como si uno pudiera engancharse en un pormenor determinado
(en fin, ya ha sido dicho: en un significante de una cadena) para continuar el relato (la argumentación, el poema) en la dirección que le pareciere. Yo tomaría la vía del gasista high tech, teniendo en cuenta sobre todo los métodos que he observado que manejan Urbano, Pascual o los Rubenes (¡los Rubenes! ese colectivo ya no existe, pero hasta que no vuelva sobre el tema no tiene sentido que aclare demasiado), ...
No quiero irme por las ramas: el último post de Oficina da que pensar. Sobre todo permite desmentir su sentencia:
"la literatura -COMO TODO- está condenada al fracaso".

(anterior)

2 comentarios:

Jimena dijo...

no es verdad que el post de paula no tenga comentarios. yo dejé uno allí (antes de leer este post).

es verdad que tal vez no sea un comentario en sí. es un poema que se "cascó" a partir de las tribulaciones por paula manifestadas.

dice algo acerca de escribir. escribir como la salida (o la entrada).

en fin, saludos,

gabrielBugarin dijo...

Lo que yo me pregunto es durante el presente, que piensa paula mientras aquello (el acontecimiento concreto) le ocurre: ¿como voy a escribir esto?)