viernes, 27 de marzo de 2015

Lean, che.



Durmiendo con el enemigo


No basta con ser gay

por Daniel Link para Soy

La derecha es sutil y nunca ataca por dónde se la espera sino por el lugar menos pensado, que es el mismísimo costado (el costado de la Pasión). En cuanto nos distrajimos un poco, dos noticias llegaron desde Brasil y desde Italia para helarnos la espalda.

La “Carimbada”. Desde el mes pasado, la red O Globo denuncia en Brasil en todos sus medios (televisión, gráfica, etc.) la existencia de clubs de seropositivos que se reunen (personal o virtualmente) para pasarse datos sobre cómo contagiar (marcar, sellar, carimbar) a seronegativos, deliberadamente y sin su consentimiento. No es la primera vez que se escuchan argumentos semejantes, pero resultan cada vez más disparatados y alarmantes porque ya no sorprende tanto la ignorancia sino la mala fe de quienes los esgrimen. A eso se suma el hecho de que muchos de ellos participen de la “comunidad gay”: los primeros en condenar a los carimbeiros fueron los organizadores de fiestas sexuales en Río de Janeiro.
Lo sabe todo el mundo, cualquier persona que se entrega a determinadas prácticas sexuales (orgías, sexo sin protección y sin lubricante) sabe a qué se expone y, si no lo sabe, es cosa suya. La ignorancia de uno no podría nunca ser el delito de otro, aunque en Brasil se esté invocando el artículo del código penal (132) que penaliza la transmisión de enfermedades sexualmente transmisibles para censurar las conductas que más hieren la sensibilidad heterosexista y monógama que patrocinan las iglesias protestantes y que han hecho nido incluso dentro del alucinado mundillo de las locas. Repito una frase que ya publiqué el 31 de enero de 2014 en este suplmento: “Comenzamos ahora criminalizando al portador de HIV y bien pronto los niños que tienen liendres serán confinados en salas especiales”.

La moda eterna En el otro extremo del arco, la alta burguesía italiana se expresó a través de Domenico Dolce y Stefano Gabbana, para censurar toda forma de organización familiar que contradiga la heteronormativa, biparental y biológica. En eméticas declaraciones en la última edición de la revista Panorama, los sastrecillos valientes no sólo se declararon intolerantes hacia toda forma de experimentación comunitaria (después de todo, la familia burguesa es una invención bien reciente), sino que mostaron (ay, cómo no) la hilacha, mezclándolo todo.
Dolce apunta a un aspecto del problema: “ no me convencen los que yo llamo hijos de la química, niños sintéticos. Úteros en alquiler, semen elegido de un catálogo”. Sea: es un problema que nada tiene que ver con las familias homosexuales (o como se las quiera llamar) sino con la posibilidad o no de reproducción biológica, que afecta a las personas con independencia de su inclinación sexual. Luego agregan: «Hoy ni siquiera los psiquiatras están listos para afrontar los efectos de estas experimentaciones». Pues bien, si se trata de experimentaciones, no es cuestión de detenerlas sencillamente porque el saber psiquiátrico (esa invocación más amedrentadora todavía que la de Torquemada y la del Infierno) no haya llegado a ponerse a la altura de las circunstancias: apúrense, che, que hay niños sueltos.
Más específicamente: «Nosotros, pareja gay, decimos no a las adopciones gay», declaró Gabbana. ¿Qué tendría de específico una adopción de ese tipo? Como sostiene Dolce: «Soy gay, no puedo tener un hijo». Es la primera noticia que tenemos de que una determinada inclinación sexual vuelve estériles a las personas y las condene a no poder legar el producto de su trabajo. Estupidísimo.
Creo que no se puede tener todo en la vida”, concluyó Domenico: una verdad en términos de imposibilidad históricas, nunca en términos de anhelos o deseos. Se debe anhelar tenerlo todo en la vida. Después ya va a ser tarde.
Desde el otro lado del charco, allí donde se cocina el exterminio que vendrá, seis norteamericanos criados en el seno de parejas homosexuales apoyaron a los modistos, les agradecieron su “valentía” y les imploraron que no se rindieran en su lucha.
¿Qué lucha? La lucha contra Madonna, Elton John, Ricky Martin, Martina Navratilova, Victoria Beckham y Courtney Love, quienes llamaron a boicotear la marca Dolce & Gabanna. La escaramuza terminó en una entrevista concedida a la CNN:We love gay adoption. We love everything”.
Acá todo es más fácil: te mandamos a la divina mendocina hija del candidato a gobernador, y ahí te quiero ver.


jueves, 26 de marzo de 2015

¡A quién le importa!

Barcelona. (Redacción de La Vanguardia)

Las cosas se pueden hacer bien o mal y HBO ha optado por el primer camino. Las audiencias de Looking no son suficientes para justificar la producción de una tercera temporada pero no quieren dejar a sus abonados a medias. Por eso han pedido a su creador, Michael Lannan, que escriba un último episodio especial para poder cerrar las tramas y despedir a los personajes.

El sabor del encuentro...






lunes, 23 de marzo de 2015

¿Lo qué?

Después de una intolerable cuarta temporada, que no vieron ni los programadores de Fox, se anuncia una quinta temporada de American Horror Story. ¿Repuntará?




domingo, 22 de marzo de 2015

Ya empezaron a quemar las pruebas...

Incendio en la Rosada: se quemaron los registros de ingresos y egresos

El fuego, que se habría generado por un cortocircuito, provocó que se perdiera el historial de visitas a la Casa de Gobierno.

Marcelo Torcuato de Alvear

por Daniel Link para Perfil

Iba a escribir sobre hoteles, renta inmobiliaria, o sobre las mujeres que pelean por el papel de narrador omnisciente a propósito de la muerte del fiscal, pero me desperté de una siesta y no pude reconocer el mundo. Los radicales habían resucitado, hablaban en la tele, y se peleaban como peronistas. Nito Artaza estaba hecho un basilisco. Lo nacional y popular y la derecha liberal se confundían en remolinos de hiedra negra, mientras el Sr. Florencio Randazzo se me superponía con el Sr. Facundo Suárez Lastra.
¿Qué había pasado? Se había roto el equilibrio que alguna vez llamé macrokirchnerismo, en alusión a las dos fuerzas de derecha que polarizaron los escenarios electorales de la última década.
Si la semana pasada el Sr. Macri se decía adherente al ideario peronista, ¿cómo se explica esta alianza con las huestes de Yrigoyen y Alfonsín (hacía años que no se mencionaba tanto al único estadista de fuste que alguna vez tuvimos)?
No es que importen mucho los desenvolvimientos de la política burguesa, que cada día se tornan más oscuros: ¿o acaso Syriza no se volvió saraza en menos de lo que canta un gallo, acaso Varufakis no está ya hundido en la ignominia de las promesas incumplidas? Si los griegos, que inventaron la verdad, se tienen que tragar ese sapo, ¿qué escuerzo venenoso no habríamos de tener que tragarnos nosotros?
Me interesan, sin embargo, los acertijos y los rompecabezas. Después de mucho pensar, llegué a una solución. Lo que se viene es Radicalismo Paquete: Marcelo Torcuato de Alvear.

jueves, 19 de marzo de 2015

Cómo escriben los lectores...



miércoles, 18 de marzo de 2015

Chiste de gallegos

En Madriz, se les ocurrió que nada debía distraer a la concurrencia de los bolsos que se presentaban:


from Alicia Framis on Vimeo.

¡Feliz día!

Hoy cumplimos años de casados....


Fuente: @yoda-9621

martes, 17 de marzo de 2015

Ay, qué nervios...

Rusconi: "Lagomarsino va a develar un dato que puede lesionar la imagen de Nisman"

El abogado se excusó diciendo “nosotros tenemos al tranquilidad de que no instalamos ese morbo sobre la vida privada de Nisman”. 

Invitación




lunes, 16 de marzo de 2015

Aprendan, che



Lengua y habla







domingo, 15 de marzo de 2015

¡Nuevas etiquetas, nuevas etiquetas!

Humberto Primo y Santiago del Estero: corte de calle por falta de suministro eléctrico desde ayer.






No te quedes sin palabras...


Definí la tuya en DILE.


Rusia, camino del pueblo argentino

por Beatriz Sarlo para Perfil

(...)

La viveza criolla produjo millonarios de la noche a la mañana, como en el caso de Lázaro, nuestro conmovedor self-made man. Por eso, no deberían ningunearnos en la revista de libros de The New York Times. Menos mal que podemos ver el canal digital "Rusia Hoy", que la Presidenta celebró como ruptura del monopolio de las noticias. El canal ruso en cualquier momento hace una miniserie sobre el tema para competir con la telenovela turca. Tengo el título: Game of Thieves.

sábado, 14 de marzo de 2015

Dicen que...

Un invento muy manija  

Por Rafael Spregelburd para Perfil

Me entero por Daniel Link de la audacia de la Universidad de Tres de Febrero: lanzar en línea, así como otras universidades tecnológicas lanzan cohetes, un Diccionario Latinoamericano de Uso del Español. Búsquenlo así. ¿Por qué no? Los traductores nos fiamos de diccionarios de otras lenguas amparados bajo los nombres de Oxford o de Cambridge.
Pronto descubro atroces intenciones: será un diccionario de “uso” del castellano y no “de” castellano. Se trata –juzgo– de una guía para usarlo de maneras non sanctas, al menos no tan santas como para estar en otros diccionarios. No imaginen una simple recolección de argots de latinoamericanismos porque tampoco es exactamente eso. Las definiciones exponen algún descubrimiento, en vez de sólo definir alguna palabra. Así, “conchorto” significa: “Zona del cuerpo femenino compuesto por idénticas cantidades de vulva y ano. Suele ser un plano muy utilizado en las fotografías playeras que las revistas publican durante el verano, mostrando (al mismo tiempo) las dos vías del pecado cubiertas por una minúscula bikini”. Ejemplo: “Silvina Luna es conchorto de tapa”.
Las capacidades de semejante diccionario libre y popular son desorbitadas y ameritan mis ganas, respetos y temores. Hoy colaboré con una o dos palabras, pero íntimamente pensé que lo que deberíamos hacer los usuarios es inventar, inventar todo el castellano para siempre e imponérselo a tantos vecinos como hallemos.
Para ingresar palabras nuevas “no se aceptarán definiciones injuriantes o que violenten la sensibilidad de grupos étnicos, géneros, clases sociales o adhesiones políticas (se puede definir la palabra “bolita” o usarla en un ejemplo, pero no se puede usar la palabra “bolita” en una definición)”. Caramba, entonces toda palabra nueva es injuriante, ya que rasga por vez primera la corteza de otra palabra aceptada que ya no sirve más para rasparla, expandirla o anularla.
Sí; este diccionario preanuncia guerra. Y la habrá.


La Historia, de nuevo amenazada


Por Daniel Link para Perfil

¿Qué sería peor, la Mezquita de Córdoba o Santa Sofía en Estambul (en proceso de restauración)? Las arcadas que siempre me provocaron los saqueos indiscriminados que los Estados imperiales realizaron en el siglo XIX y en el siglo XX en los sitios arqueológicos que consideraron amenazados, chocan hoy con la indignación profunda que siento ante cada nueva noticia de una ciudad antigua destrozada en nombre de una depuración religiosa y cultural.
Se trata, en ambos casos, de prácticas aberrantes porque en los dos casos de lo que se trata es de distorsionar la historia, que es inevitable porque ya ha sucedido y que por eso mismo nos constituye y nos advierte sobre nuestra propia caducidad.
Desgajado un friso del Partenón del lugar al que legítimamente pertenecía (en nombre del “Patrimonio de la Humanidad”) dice tan poco sobre la comunidad de la que brinda testimonio como el humo ciego que surge de las ruinas que los grupos integristas dejan a su paso. No hay universales para salir a defender en esta coyuntura, sino singularidades que existieron y que son el índice de una posibilidad de vida que, aunque hoy totalmente perdida para nosotros, nos salva de la uniformidad y el falso pluralismo propugnados por el Estado Universal Homogéneo.
No es Dios lo que está en juego, ni su infinita sabiduría, ni la piedad que deberíamos sentir cada vez que el llamado nos convoca a la oración. Después de todo, Dios contempló la multiplicidad de lo viviente y en Babel nos hizo el histórico regalo de la separación de las lenguas para evitarnos toda tentación concentracionaria.
Lo que está en juego es la Historia en su totalidad, lo mismo hoy que durante las grandes purgas de Stalin, los procesos de depuración de la Revolución China y todas las fantasías de aniquilación de la diversidad de lo viviente de las que nadie debería jactarse: la reducción a un Único es siempre suicida, porque una vez comenzado el proceso de depuración no hay lógica que impida detenerlo. Siempre habrá algo que se escape del ideal y, en definitiva, en el centro de cada una de las capas de cebolla que se van elimininado hay nada: la nada es lo que queda después de haberlo depurado todo.
Ni siquiera se trata de salvar las culturas que esas ruinas arrasadas por el odio actual habrían representado alguna vez, la mayoría de las cuales están hoy totalmente muertas, sino lisa y llanamente la delicadeza de las imágenes, en los lugares en los que cumplieron alguna función, alguna vez. Que sobrevivan imágenes nos permite pensar en los singulares ciclos de existencia de las culturas, por más inertes que éstas sean.
Los edificios que levantaron los asirios en Nínive, los libros guardados en la biblioteca de Mosul no pueden representar ningún riesgo para ningún proyecto político, pero su pérdida es tan irreparable como la de un joven o una muchacha asesinados en nombre de la pureza ideológica: lo que se escapa entre los dedos, en esos gestos de desprecio hacia lo otro, es la propia capacidad de imaginar, de relacionarse con imágenes ajenas, de situarse en el lugar del otro.
Y para peor, la posición extremista de los destructores de lo que estuvo antes que el Islam (grupos minoritarios, pero con poder de fuego) alimenta las peores pesadillas coloniales: ¿quién podría oponerse seriamente al levantamiento de nuevos museos, bibliotecas y parques temáticos en Europa y sus países satélites para albergar todo aquello que hoy parece en riesgo?
¿A esa forma de “civilización” se pretende arrastrarnos? Si ya sabemos que, arrancados del propio paisaje, esas piedras, esos papiros y esos artefactos no son sino la pálida protesta de una experiencia aniquilada, de una experiencia de la aniquilación.
Al destruir lo que ya no tiene ningún impacto cultural o al desplazarlo a un lugar seguro como mero objeto decorativo, lo que se dice es el terror a la propia caducidad, a ser uno mismo una hebra de carne que no va a durar para siempre.
La única eternidad que Dios nos garantiza es la de participar de los misterios de su Nombre (éste, aquél o ninguno). Todos los artefactos secuestrados por los Estados Imperiales guardan la huella de esas interrogaciones.Todos los poetas, músicos y pintores cuyas voces son hoy dinamitadas lo supieron. 

viernes, 13 de marzo de 2015

¿Sabía Ud. que....?





Si no está de acuerdo, ¡bájele el pulgar a la definición y proponga una propia! Visite el Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española (DILE)




Más papista que el Papa

Papa Francisco: "Me escandaliza la nueva zona de Puerto Madero, edificios enormes y después la villa miseria"

A mí, me da asco.