miércoles, 5 de diciembre de 2007

La mano en la trampa

Esposa de cineasta, especializada en truculencias familiares y decadencias de la burguesía, la mujer llama por teléfono a un amigo de la familia para que la acompañe en la vigilia de su suegra, mujer muy anciana que agoniza en el sanatorio, postrada por un cáncer que ha tomado todo su cuerpo.
Cuando el amigo llega al Hospital Británico para confortarla, la encuentra en un pico de ansiedad. Ella le dice: "La enfermera le está haciendo la paja...". Estupefacto, el amigo intenta sacarla del error o la alucinación: "¿Pero qué decís? Si está dopada con morfina... La estará higienizando...".
La mujer niega con la cabeza y, sin mirarlo, sentencia: "La mano, la tenía adentro".

(anterior)

4 comentarios:

fede dijo...

y está bien, está bien!!

Rosa Lejana dijo...

Dios mío y la Vigen Desatanudos, Linkillo. Qué horror!

sergio dijo...

Muy impresionante.

Me gustó sobre todo la indeterminación genérica. ¿Es un mini relato? ¿Un indiscreta irrupción en la vida de Torre Nilson y Beatriz Guido? ¿Importa?

Impresiona como el pasaje de “El pasado” en el que Rímini pajea a su ex suegro.

Sí, impresiona.

G&G dijo...

Eso es paliativismo! Y estoicismo también.