sábado, 15 de diciembre de 2007

Fiesta cívica

Por Daniel Link para Perfil

El lunes pasado comentábamos en una fiesta de cumpleaños las viscicitudes de la transmisión de mando presidencial. No fue visto con buenos ojos que Kirchner no tuviera puesta su banda antes de pasársela a su esposa. La diferencia de talles constituía un escollo, pero bien podría él haberse quitado la suya y, luego de dejarla sobre el escritorio, tomar la especialmente confeccionada para la nueva presidente (¿o presidenta?).
Ella, Cristina, había elegido un atuendo primoroso: blanco, pletórico de complicadísimos encajes, que lucía bien para las fotos.
Su discurso la confirmó como la magnífica oradora que sabemos que es, y una vez más demostró su capacidad para hablar de corrido sin tropiezos, leyendo apenas y muy disimuladamente en la pantalla que hacía correr el texto bajo sus ojos. Dijo las generalidades de rigor, pero lo hizo con soltura y énfasis. Yo no sé si es cierto que “en tiempos de la posmodernidad, [Kirchner] fue un presidente de la modernidad, y creo que yo también”, sobre todo porque aquella categoría me parece caduca, poco seria, hueca. Repitió la frase “los argentinos nos merecemos un mejor relato”, que ya había dicho cuando ganó los comicios. Y lanzó una velada amenaza a los docentes, ignorantes, que hacen huelga, privando a los niños y jóvenes del derecho a la educación, que ni los más cerriles partidarios de la dama presentes en el cumpleaños que motiva estas líneas pudieron defender.
Es verdad que la educación es la clave de casi todo: la conveniencia o no de la palabra posmodernidad, la mejora de la narratología patriótica, la capacidad de hablar sin tropiezos, la aplicación del género a los sustantivos que designan profesiones. La responsabilidad por el fracaso educativo de la gestión de su marido, sin embargo, no fue culpa de los docentes, sino del tirifilo que designaron como ministro de área, que fue incapaz de toda imaginación para la crisis. Ahora, es el turno de Tedesco, el único que podrá invocar la pesada piedra que le heredan.

11 comentarios:

emeygriega dijo...

No, querido linkillo. El flamante ministro si hay algo que NO podrá hacer es invocar la pesada herencia recibida de su línea, el melancólico Daniel Fuimuscopadoshastaquenosgustóelpoder.
Reina C. habla muy bien y allí termina su encanto. La afrenta a los maestros, el cuidadísimo giro hacia derecha que empezó con su discurso ante la UIA *no quiero empresarios buenos sino vivos* (!!!!), demuestran que el cinismo es la plataforma del cambio que recién termina. Por si faltaba algo, Moreno ha sido confirmado después de su mafiosa gestión y Felisa nos pide que dejemos de injuriarla, que nunca dijo tener una máquina de termosellado de billetes, que los envovolvió con papel film de cocina.
Lo único que aliviará un poco es no tener que escucharlo al Néstor, con su look Chemea, zezeando y haciendo chistes en CQC.
Merecido descanso para nuestros sentidos.

marta mabel poto de felder dijo...

che, para sumar a la fiesta:
qué alegrón va a ser cuando se reencuentren el dr. Ledesma, abogado de Antonini Wilson ante la justicia argentina y el cuñado de Alberto Fernandez, siendo que ambos fueron compañeros de banco en el juicio a las juntas, tánto tiempo, qué hacés loco, qué es de tu vida, qué vueltas da la vida, el mundo es un pañuelo....!
ojalá entre todos nos demuestren que el valijín primicia no tenía nada que ver con la campaña de la Reina Cristina, a ver si se enojan en EEUU .
adoro Miami y me muero si nos recortan las visas.

Anónimo dijo...

En un país como este, en el que ciertos sustratos narrativos de la caída a pedazos del gran relato de la Modernidad del Ochenta aún subsisten, por ejemplo, en el post sobre el que comento y en estos dos comentarios, es un pecado hablar de los docentes para mí fue un dulce bálsamo auditivo mandar a los docentes a estudiar. ¿Ustedes tienen idea de que algunos cambios sustanciales muy profundos, por ejemplo, discutir en serio contenidos y formación docente (ma qué actualización: formación lisa y llana) ni siquiera se pueden poner sobre una mesa de diálogo porque la barbarie sindical docente patea todo? ¿Qué carajo saben ustedes de eso? ¿O ustedes se creen que por tener una comisión en el cbc son docentes? Respeto como ninguna la palabra del profesor Link, porque es alguien al que nunca jamás dejé de oírle su autorreivindicación profesoral, pero, Linkillo, sostener que los docentes no tienen responsabilidad en esta hecatombre, a esta altura, es absolutamente inaudito. ¿Trabajaron con docentes de escuela primaria? Yo sí; les di clases tres años. No solo son unos animales con faltas de ortografía (recuerdo una anécdota concreta: un alumno preguntó: Seño, yendo se escribe con "ye" o con "ll", y la seño le respondió: Según...), sino unos animales totalmente colonizados por la estupidez pedagógica, totalmente faltos de contenidos, burros hasta el hartazgo. Proporcional déficit al que ostenta el 90% de los docentes universitarios acerca de lo que significa "dar una clase", es decir, contar con un mínimo de rudimentos pedagógicos. Ojo, Linkillo, no me parece poca cosa señalar que "nos merecemos otros relatos". De algún modo, allí se activan algunas lecturas, con las que podemos estar de acuerdo o no, claro. Pero eso es otra cosa. Tedesco es un boludo y Filmus otro tanto. Son los maestritos puanescos de la sarta de idiotas que se llaman licenciadas en ciencias de la educación y que tienen, también, una enorme parte de responsabilidad en la hecatombe de la que hablamos.
Soy DDV

Rubén dijo...

Cristina es hueca, es vacía. Para mí, ni bien habla. Pero eso sí: dejen de joder con Moreno, che. ¿Es fascista frenar a los supermercadistas y sus ansias de rentabilidad absoluta? ¿Es mafioso presionar a los empresarios procesistas que siguen poniendo precios pensando sólo en el turismo extranjero? ¿Qué es robar un banco comparado con fundarlo?
Y lo INDEC... ¿desde cuándo creemos tanto en las estadísticas? Releer, al respecto, el libro de Hernán Otero: "Estadística y Nación", publicado por Prometeo. No seamos inocentes creyendo todavía en el reclamo ético para la política. Eso que quede para las derechas moralistas.
Un abrazo, Linkillo, pero no me gustan tus posts de Perfil. Lo siento tanto...

Emma Funes dijo...

Me hace acordar al chiste viejo, ese del linyera al que que un ladrón le decía: La bolsa o la vida!! y el linyera respondía: se igual...
Cris diría : el bolso no, es un Hermes!!!!
¿Qué le pueden importar los docentes que ganan 400 mangos?Por favor, una dosis de realidad aquí!!!

Diego dijo...

A mí me da toda la sensación que cualquier sociedad con una clase media que vive con la consigna en la frente "¿qué es robar un banco al lado de fundarlo?" es un desastre. No es izquierda ni derecha, ni liberalismo ni camino a la revolución. Es el paralelo a microescala de lo que fue el capitalismo argentino de las grandes corporaciones. Individualismo extremo, que no es lo mismo que un liberalismo con instituciones y mucho menos que cualquier tipo de socialismo.
Ese marxismo de consignas, mal leído, pensando en el beneficio personal, tiene tanto que ver con el tema de los docentes.

emeygriega dijo...

Anónimo: los maestros son burros porque los que en tiempo de mi abuela era un oficio calificado, sustantivo en la formación de un joven, hoy es un laburo para pobres. Ninguna muchacha de clase media desea estudia magisterio, porque sabe que cobra mas como mucama.
Patota sindical? Ojalá todos los gremios se le levantaran a estos canallas para decirles: Filmus, Sra. C, ninguna familia se sostiene con mil pesos.
Justamente el problema está en que los gremios están comprados por el gobierno, Moyano ES gobierno. Si llegaron al superhabit y al aumento del PBI, que éso se traduzca en justicia salarial. Lo demás, toooooodo lo demás, es papo furado.
Este es un gobierno cínico y de derecha. Me importa un carajo lo bonito que hable Reina C. Que haga Las troyanas o Medea, que se lave la cara y se meta su impúdica cartera de Hermes en el culo que tanto la enorgullece y haga honor al líder que dice seguir, haciendo que la verdad coincida con la realidad. Nuestro pais parece el Zaire y esta gente se enoja si no los votás porque no sos pensante. Puajj.

Anónimo dijo...

y perdón Rubén....
Quien frenó a los supermecadistas? Vos hacés las compras? Yo sí, compro a los chinos, esos que te venden la mercaderia vencida, evaden impuestos y cortan las heladeras a la noche (mi familia y yo hemos salido indemnes de esos atropellos).
Quién demonios frena a Mastellone, Molinos y a cotoyoteconozco?
Por qué en San Cristóbal un kg de tomates en las verdulerías de los peruanos sale 2 $ y en carrefourelpreciomasbajo 5?
Qué clase de política de Comercio Interior es ésa?
O te referís a Mariano Moreno?
Ah, ok, ése si que era un lindo.

Anónimo dijo...

De derecha? No sé a qué te referís. Espero que al menos implementen la Reforma Gentile.

Rubén dijo...

Dieguito: no me prejuzgues, que no soy de clase media. Soy un altísimo burgués, en todo caso. No hace falta ser ni señalar comunismos ni marxismos ni rawlsismos para darse cuenta de a dónde apunto con la metáfora brechtiana: me revienta que se critique a un tipo y se lo tilde de "mafioso" y se lo condene éticamente por presionar contra las lacras más grandes del empresariado argentino. Coincido con emeygriega: si Moreno fracasó, por mediocre o por falta de presión, es otro tema, deberá irse por eso. Pero yo no critico ese tema. Digo: si se va, que se vaya porque los precios siguen altos, no porque supuestamente "no custodió" una nefasta lógica de institucionalidad que es lo más falso que hay en la Argentina de los empresarios. Me jode la lógica de progres tipo gordo Lanata: "Moreno es un fascista, un mafioso", donde el reproche ético va al tipo que se le para a la ética de las corporaciones, y no a las corporaciones.
Insisto con emeygriega (no pienses que me prendí mucho de vos, de tus buenos argumentos ¡porque es cierto!): ¿hay victorias discursivas? No. Este gobierno cree que sí. La revista Barcelona sacó una tapa que decía: "Martínez de Hoz sobre el gobierno: "La política de derechos humanos es nefasta, pero el gobierno sigue alentando la patria financiera", o algo así. Y es cierto: Moreno es un discurso que es interesante. Si logra algo, es otro tema. Pero, brechtianamente, si la "presión" de Guillermo Moreno es mafiosa...¿qué le queda a los banqueros, a los supermercadistas, a los agropecuarios? ¿víctimas que defiende el progresismo? ¿alfonsinistas clamando por democracia e institucionalidad?
Saludos a todos. También a diego, a quien le mando un abrazo.

Diego dijo...

Ruben,

El tema del funcionario Moreno no ha sido tratado por mí. Lo que tu comentario anterior suscitó fue que asocie esa frase de Brecht con cierta cultura urbana que se ha ido solidificando y a la que buena parte del gremialismo docente no es ajena. Esa línea baja en ciertos colegios, en ciertas cátedras universitarias. Es un dato de la realidad. Qué han bajado otros discursos más nefastos que ese, me apuro a recordarlo antes de que lo hagas vos, pero hace un buen rato, evadir un impuesto porque Amalita evadió mil y con esa plata ir a tomarse una birra a un bar irlandés, está bien. La viveza criolla se viste de rojo en una faz de la cultura nacional.
Después, si sos de clase alta y usás ese tipo de frases, debés tener una jodida culpa de clase. Doná tus bienes y largá el panfleto. Vas a hacerle mucho mejor al mundo.

Saludos cordiales,

P.D.: La revista Barcelona tiene tanto que ver con esa discurso… Casi te diría que es el órgano oficial de aquellos que disfrutando del sistema se desmarcan de las obligaciones que éste pauta.