martes, 12 de abril de 2005

Conversaciones de un padre de familia

¡Ahhhhhhhhhhhhhh! Cambiando de tema, hoy en el 152 un chico con la RS en sus manos estaba leyendo tu notita sobre Star Wars. ¡¡QUÉ COOL!!
Besos!
E

2 comentarios:

juan angel szama dijo...

era verdad!. tenias para coments.mira vos.cuantas cosas hubiese comentado si hubiese cliqueado antes. che, muy linda nota la de la rolling. casi casi que es lo unico que vale la pena de esa revista, eso y leer como "pensaba" george cuando filmo la original.

ahora quiero comentar por todo lo que no comente...
de sin city. supongo que sabes que esta codirigida por frank miller (escritor y dibujante del comic original, por lo cual se respeto hasta el blanco y negro)off the record se dice que tarantino filmo unas cuantas escenas.

de whisky romeo zulu
la vi el año pasado en una funcion de prensa del bafici creo que uno por entrar gratis al cine ve cada porqueria. no entiendo "la critica seria" que habla maravillas de la pelicula. donde dice: el director se toma libertades deveria decir: esta mal narrada, cae en clishes etc. si, si muy linda la denuncia pero "a mi no me la vendes".

ya esta. ahora si, enmudezco. totalmente sorprendido del descubrimiento de los coments.

Anónimo dijo...

Whisky Romeo Zulu
La vi 2 veces durante el BAFICI, y hasta ahora 2 veces más.
Desde el punto de vista de realización técnica, tiene errores de continuidad, puede caer en clichés, y todo lo que quieras.
Técnicamente, está perfecta. Es la única película que he visto en la que podés "sentir" lo que siente el piloto en la cabina de verdad. Contrariamente a las producciones hollywoodenses en las que se pinta el cockpit como una especie de departamento de dos o tres ambientes...
Por otra parte, el hecho de la denuncia que trata el filme, no es algo liviano como para dejar de lado, no si vivís en este país. Porque soslayarlo te puede matar. No sólo en aviación, sino en cualquier medio de transporte en un país regido por la corrupción a todo nivel.
Lo que sucedía en aquella época, y lo que se cuenta en la película, ocurría, y lo que es más triste... sigue ocurriendo. En un país donde un jefe de aeródromo que no deja despegar un avión porque no funciona un tobogán obtiene como premio ser removido de su cargo (por hacer las cosas bien), y acusado de saboteador... las cosas están muy mal.
Un aplauso de pié a WHISKY ROMEO ZULU que considero la mejor película de aviación y cine catástrofe hecha en argentina, y por creadores independientes.