martes, 2 de marzo de 2010

Frente Único Antivirtual

por Beatriz Sarlo para La Nación

La teoría que la Presidenta le explicó al Congreso en su discurso de apertura viene de los años 60: entonces se sostenía que los medios de comunicación eran imbatibles en su construcción de la realidad. En los años 80, la mayoría de los especialistas abandonó esa teoría por esquemática y, a veces con exagerado populismo y fe en el público, suscribió prácticamente la opuesta: los medios de comunicación se integran en un mundo en el que la gente también tiene experiencias y, por lo tanto, no cree cualquier cosa que se le diga.
Por ejemplo, ni la mejor encuesta podría convencer a los pobres que no encuentran trabajo de que el índice de desocupación está alcanzando la óptima cifra de 8,4 por ciento que caracterizó a la Argentina en un pasado ya lejano. Y, frente a los récords que se batieron durante el verano, esos mismos pobres y sus primos indigentes, de enterarse de que existen tales marcas olímpicas, seguramente permanecen indiferentes, porque en ese reparto de las posibilidades de consumo a ellos no les tocó sino un plan social, en el caso de que vivan en el lugar adecuado, se hayan puesto en contacto con el puntero adecuado y hayan realizado las acciones adecuadas para recibirlo.
La Presidenta no tomó en cuenta la pobreza y la indigencia, porque el hilo conductor de su discurso fue una reflexión política teóricamente más ambiciosa: la creación de un Frente Unico Antivirtual, que, en los hechos, es un frente único antiperiodístico. Quienes conozcan las políticas de Frente Unico (que tuvieron una larga tradición en las guerras anticoloniales de Asia en el siglo XX) seguramente recordarán que para construirlo deben, por un lado, pasarse por alto muchos rasgos molestos entre quienes integran el propio campo y, por el otro, unificar a los del campo opuesto en un sólido bloque indeseable, donde es imposible que exista ninguna verdad ni razón. Los frentes únicos pueden ser instrumentos válidos en la situación de una invasión extranjera. Pero, finalizada esa invasión, son formas tan excesivamente elementales para caracterizar a una sociedad que se vuelven inútiles y, casi siempre, peligrosos. Como dijo hace tiempo un dirigente de la izquierda italiana: reducen la política a guerra.

26 comentarios:

Persio dijo...

Me parece un tanto tosco lo del frente único. Creo que las características que Sarlo le adjudica al oficialismo en realidad cuadran tan bien (o incluso mejor) a la oposición:

«deben, por un lado, pasarse por alto muchos rasgos molestos entre quienes integran el propio campo y, por el otro, unificar a los del campo opuesto en un sólido bloque indeseable, donde es imposible que exista ninguna verdad ni razón».

Y que nadie venga a decir que tal fue primero que cual. En todo caso, en sus términos, se trataría de un Frente Único Antivirtual vs. un Frente Único Virtual (¿).

Rinaldi dijo...

No estoy de acuerdo con este texto. La concepción de Frente está en la oposición más que en el gobierno y su matriz, entiendo, puede hallarse más bien en la concepción de Frente Popular de los 30, cuya versión patética es la UD del 45 (qué lindo: el copado de Borges, la ex-fascinada-por-mussolini-en-su-viaje-de-inicios-del-30 Victoria, el cráneo de Bioy, el PC, los conservadores, los "socialistas", los exiliados "republicanos") aglutinados en torno a Braden. Lo que le falta a la oposición hoy es eso: un Braden.
Me gustó mucho la parte del discurso de Cris donde habla del movimiento del 43 y del peronismo y sus relaciones con el ejétrcito. Habría que conectar con el discurso de Perón en La Plata sobre la movilización general. Me parece un buen antídoto contra la vulgata bienpensante.
No sé quién será el dirigente de izquierda italiana al que se refiere B, pero izquierda italiana me suena a algo patético, tipo D´Alema o Zapatero.
Abrazo.

Anónimo dijo...

silencio peronchos, invito a todos los amados gorilas a comer banana slip a casa, o banana pisada con miel... como cada gorilon lindo prefiera. el 99% de los que critican a sarlo lo hacen de pura envidia

Rinaldi dijo...

Yo tengo más càmara que S. Estoy todas las tardes en América.

Anónimo dijo...

Rinaldi Shhhh. Para tener la cámara de América y la validéz de un discurso emitido en ese programa, yo prefiero abstenerme. Sarlo es una eminencia dentro de la crítica literaria argentina y vos, bueno, vos sos Rinaldi.

Rinaldi dijo...

Me tenés envidia, anónimo, te gustaría calentar la silla de Polino; qué Inminencia, como decís vos, cómo sabe Sarlo y qué lindo escribe. Me gustaría tener la validez de La Nación, qué diario lindo. O la de Tn, en el programa de Joako, que AUNQUE NO LO CREAS EN MUCHOS ASPECTOS SE PARECE MUCHO A MÍ.
he escrito, con todo, en crónica, no sé si me leíste, tontita. Igual, yo estoy al lado de Jorge, que escribió Polvo de estrellas. Él también es inminencia. yo me acuesto y puedo dormir tranquilo, aunque en verdad estuve en la fiesta de Hiena.

la tana dijo...

yo también soy rinaldi

horca dijo...

Acá Sarlo muestra la hilacha: para una intelectual vagamente progresista, vagamente institucionalista, vagamente alfonsinista, nada peor que un intelectual escribiendo a favor del populismo... Debe ser muy difícil para ella procesar los textos de Laclau, que por otra parte no son más que un gesto de sinceramiento de los intelectuales respecto de cuáles son los verdaderos resortes de la política moderna. Pero la sensación de off-side de Sarlo no termina acá, porque sus propios compañeros de generación se reunen tranquilamente a matear en Carta Abierta. Tiene que buscar cobijo en las páginas honrosas de La Nación y la revista Viva. Está sola y no sabe qué hacer. Estos divagues antikirchneristas se explican también por su compromiso fallido con el alfonsinismo, justamnte criticado en su momento. ¿Cómo puede ser que haya intelectuales de mi edad influyendo en el gobierno, y que a mí me quede solamente una columna miserable en los diarios de la derecha histórica? Esta es más o menos la pregunta que Sarlo disfraza de ensayismo y penetración analítica, venerada entre otros por Joaquín Morales Solá y Elisa Carrió.

Anónimo dijo...

Sarlo cada vez más se parece a la gente que la invita a lucir sus dotes de oradora en América o TN.

Pil dijo...

ja ja ja sos muy gracioso anónimo, en serio, pero te aconsejo que tengas cuidado con la gente a la que invitás a tu casa...no sé...por ahi dejas pasar a seres algo siniestros.
Saludos a la burbuja virtual y mediática en la que vivis!

Linkillo dijo...

¡Qué gente necia! ¡Qué incapacidad de discutir una idea! Parecen tarados a cuerda que repiten las mismas frasecitas hechas que les entregan predigeridas....

Linkillo dijo...

Lean la columna de Mario Wainfeld, a ver si empiezan a fijarse en qué mundo viven: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-141230-2010-03-02.html

Anónimo dijo...

no se si lo de la nota de wainfeld lo decis en serio o en broma...porq defender a este gobierno de chorros no se puede tomar en serio... realmente..

lo q te digo q wainfeld podra hacer un analisis aparentemente superior... pero todo su palabrerio no tiene ninguna validez ante la realidad ... q desmiente todo lo q pueda decir .. porq los kirchner son la basura mas grande q dio este pais en los ultimos años... por donde los mires... sali a la calle link.. no se donde viviras.. pero sea donde sea sali a la calle.. y de paso invitalo a wainfeld... q parece un personaje de historieta

Persio dijo...

Quizás a sarlo le interese que «los 77 mil trabajadores que reciben subsidio al salario representan nueve por ciento menos que los registrados a fines de 2009. Un símbolo de la recuperación del empleo» (http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-141297-2010-03-03.html).

Anónimo dijo...

si, la chica q trabaja en casa me contó q le ofrecieron 1500 por ser piquetera.. ella me dijo, ni loca voy ahi.. q assccoo.... ella tambien, como todos los q trabajamos no los puede ni ver....

menos mal q queda alguna gente digna todavia, y en todas las clases sociales ..

bien por eso, al menos una pizca de esperanza ante tanta trampa y mentira q vemos todos los dias por parte del governo

Anónimo dijo...

pffff. de donde sacas estos lectores link? la anonima del ultimo comentario es genial. me recuerda a la vieja chota que llevo la mucama a la plaza con el fin de que golpeara la cacerola.

horca dijo...

Link, aunque nos acuses de necios, los textos de Wainfeld y Sarlo no se parecen. Wainfeld, como buen peronista, analiza tanto los discursos de la presidenta como sus medidas concretas. Sarlo, que es una mujer apasionada, y generalmente equivocada de pasión, habla solamente de los discursos. No recuerdo que usara las gloriosas páginas de La Nación para alegrarse por la política social kirchnerista. No recuerdo que defendiera las estatizaciones en el sector previsional. No la veo a favor de los juicios contra ex represores. Ante una pregunta de la política real, Sarlo contesta como semióloga. No ve los hechos, ve los signos, generalmente con horror. Hay que reconocer que perdió toda originalidad. Las críticas a la gestión que hace son un mejunje de adjetivos: "populismo", "oportunismo", "autoritarismo". Nada muy distinto de lo que se decía de Perón. Nada muy distinto de lo que hoy escribe Carlos Pagni. Link: para muchos de nosotros, Sarlo simplemente repite el sentido común dominante y nos hace el disfavor de añadirle una cuota de prestigio académico. La carrera de Letras debió producir seguramente algo mejor.

Linkillo dijo...

Anónimo Rinaldi: es ridículo ponerse a discutir a Sarlo. Lo que está en juego es otra cosa. Ésa es la necedad: detenerse en la descalificación del mensajero....
Me estoy yendo.

Anónimo dijo...

a donde te vas, profe?

horca dijo...

Perdón que insista, Link, pero me parece que en esta tira de comments nadie habló mal de Sarlo "en general". No se la critica en su calidad de mensajera, sino por la calidad de su mensaje. Las ideas que vierte en la nota no son reveladoras: son lugares comunes que La Nación publica sin la menor contrariedad. La percepción que Sarlo tiene del kirchnerismo es incompleta, como la de casi toda la oposición centroizquierdista, progresista, radical o etc. Ven la mitad de las cosas, que es la mitad de los discursos, los modales, los gestos, el protocolo, el patrimonio, el oportunismo, el autoritarismo. A los jóvenes, todas estas cosas no nos interesan.

Rinaldi dijo...

En ningún momento descalifiqué a Sarli. yo a las divas las respeto.

Frenzo dijo...

El problema es que del lado de la mayoría de los anti-K no se destacan por lo civilizada de sus opiniones. Acá mismo puedo hacer CTRL+F "K" y sé que voy a encontrar un insulto (resultado: "los kirchner son la basura mas grande q dio este pais en los ultimos años" es el primero que encuentro). En algo acierta Sarlo: es la guerra, es River-Boca (y yo no pienso dejar de ser negro, bostero y peronista).

Anónimo dijo...

Rinaldi, reitero SHHH,si no hay seriedad, por lo menos respeto.

Rinal dijo...

seriedad, respeto, eminencia. Es como decía marechal al final: la gilada ilustrada es solemene como pedo de inglés. vas a terminar votando a cobos. vas a tener seriedad, institucionalidad, moderación, todo lo que le gusta a la Coca.

Carlos dijo...

Si tu analisis politico pretende rebatir a Sarlo y comienza sosteniendo que "Las críticas a la gestión que hace son un mejunje de adjetivos: "populismo", "oportunismo", "autoritarismo".", ya te mando a cagar. Estas hablando de sarlo y no de sarli, justamente... que antes de agarrar el mouse y ponerse a escribir ya tiene una biblioteca en la cabeza de la q vos ni podes oler el polvo. Anda a la escuela bruto, pedazo de bestia, si no sabes diferenciar un sustantivo de un adjetivo te vas a cagar, al fin y al cabo seguiras siempre pensando q hay alguna diferencia entre la kk y la mismisima mierda.

Anónimo dijo...

La politica kk es la continuacion no solo del menemismo, sino la prolongacion de la guerra por casi los mismisimos medios.