sábado, 21 de marzo de 2009

Colonia artística

por Daniel Link para Perfil

Son extraordinarias las repercusiones que los dichos de Susana “Matambre” Giménez han tenido entre nuestra “colonia artística”, que hasta ahora nunca se había manifestado tan abiertamente como colonia (es decir, como satélite de una metrópoli que no se sabe muy bien cuál puede ser, pero que tiene que ser alguna porque ni “Matambre” Giménez ni sus seguidores -Cacho Castagna, Luis Alberto Spinetta, Marcelo “Pantera rosa” Tinelli, Moria “Tiranosaurus” Casán, Chiche Gelblung- pueden ser capitales o sedes de ningún pensamiento consistente) ni tampoco como artística (es decir, como entregada a la lógica de la cultura industrial que es la de “el arte por el arte”, completamente desgajada de cualquier otra variable que sus propias alucinaciones).

El lunes pasado, “Tiranosaurus” Casán, con su peluca de acrílico y su piel de plasticola, dijo que la pena de muerte le parece poco y la cárcel, demasiado, porque es ella, una trabajadora que ha dado todo de si para alegrar a las familias argentinas, a que tiene que mantener a los delincuentes encerrados. Después, en el mismo programa, Elisa “Tanque de Agua” Carrió completó esos dichos excesivos y recordó que ella (y empezó a mirar fuera de cuadro una y otra vez, como hace siempre en la televisión, para intranquilidad de los televidentes) propuso (“hace años”) una Ley de Responsabilidad Penal Adolescente. Los niños y jóvenes, dijo la sedicente sempiterna candidata a Presidente (“como Lula”), deben ser encarcelados para de ese modo destruir el vínculo con las organizaciones delictivas.

La pena de muerte en Argentina es un tema de rango constitucional porque, como todo el mundo sabe, la Constitución Nacional prohibe su ejercicio. Discutirla a boca de jarro o a labio de colágeno es un entretenimiento más, sin consecuencias. Uno podría considerar que la frivolidad del planteo de la colonia artística se deriva de su propia lógica (yo no dije “taradez”) o que, por el contrario, sirve para desviar la atención de asuntos más serios (por ejemplo, las investigaciones de la que es objeto el novio -o ex- de “Matambre” Giménez, que aparentemente tiene una patológica debilidad afectiva por los canallitas, los corruptos y los delincuentes). Más difícil es saber por qué los cuadros políticos más visibles se entregan a la misma discusión trivial.

Escribo esta columna desde San Pablo, una ciudad ante la cual Buenos Aires parece Magic Kingdom. Alguien acaba de decirme: tengan cuidado con sus cosas, que a un empresario le robaron la laptop en el lobby del hotel. Bueno, contesto, es que si uno anda dejando la laptop en cualquier parte, hasta en Berlín se la roban. Hay gente que llama a la desgracia. En San Pablo, y en la Reina del Plata.
Comparada con otras ciudades latinoamericanas, la iluminadísima Buenos Aires (Plaza Once parece un estadio o un campo de aterrizaje para naves extraterrestres) es muy segura y, si no lo es más, es por las condiciones estructurales relacionadas con la miseria y la falta de esperanzas (que arrastra al mismo pozo ciego al amor y a la fe).
“Tanque de agua” Carrió repitió varias veces (entre una y otra mirada hacia el fuera de campo) que cómo podía uno decirle a un chico que no robe en un país gobernado por ladrones. A lo mejor tiene razón. Pero tampoco es posible sostener ese mandamiento en un país donde las estrellas de la colonia artística se asocian con narcotraficantes, esconden en graneros autos comprados con privilegios que no les corresponden, falsifican documentación pública y manipulan cifras (en nombre del entretenimiento). En fin... lo que se sabe.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fin alguien que lo dice, porque me están taladrando las orejas infinitamente con las declaraciones de Susana y, a pesar de este acoso mediático, todavía no había escuchado ni leído en ninguna parte que Susana tiene más de un motivo para ser cautelosa cuando pide penas para los delincuentes. Ella tuvo que comparecer para declarar ante el juez en por lo menos dos oportunidades, que yo recuerde. Una, la que vos aludís, por el Mercedes Benz que se había comprado con descuento para discapacitados. La otra, por el escándalo de las líneas 0-600, parte de cuyos fondos se suponía que eran para la fundación del padre Grassi ("¿usted quiere hacer un Sheraton?"), y esto sin mencionar que después el aludido resultó ser por lo menos un sospechoso de corrupción de menores, delito por el cual se lo está juzgando en este mismo momento. No hablemos ya de los desaguisados de su ¿ex? novio uruguayo ni menos aun de Monzón, que ya bastante le cuesta a la diva hacerse cargo de sus propios delitos sin necesidad de que le cuelguen los de sus ex parejas. Como dijo mi papá, que es cualquier cosa menos una persona enterada de los chimentos de la farándula: "si 'el que mata merece morir', los que compran autos más baratos porque son para discapacitados ¿merecen que se los incapacite?"

Anónimo dijo...

A mí también me llama la atención desde hace rato la mirada fuera de campo de Tanque de agua. Imaginé más de una vez que se presentaba en los programas televisivos con un séquito de coalicionistas y que, inmunda parroquiana radical ella, los mirara como si estuviera en un mitín. O en una clase. O en una intervención de su academia de formación política. Porque, por ejemplo, cuando está en conferencia de prensa, frente a todos los periodistas, no lo hace. Lo hace con los primeros planos.
Después pensé en algo más constitutivo: de seguro, Tanque de agua haya pasado largas horas de su vida tirada en un diván. De seguro, como buena liberal republicana, sea una fanática argentina y convencida del psicoanálisis, de sus aparetejos teóricos, de su práctica. Y vos viste que es la mayoría de los psicoanalistas de esta ciudad, cuando escuchan, no sostienen la mirada, se van también de campo (y de mambo): miran las manos, los gestos... para intensificar la puesta del teatro edípico. Allí, piensan, en lo no dicho verbalmente, en la suspensión de la mirada, en la santísima trinidad del demanda, la necesidad y el deseo se esconde un sucio secretito familiar. Pongámonos a indagarlo, encontremos en esas manos la falta, la castración y devolvamos el libretito bien armado del encierro del deseo. La fantasmática lacaniana, su divulgador Nascio, también puede estar en el origen del fuera de campo del Tanque. El iceberg esconde el sumergimiento: no miremos la superficie, buceemos en las profundidades de las raíces: arriba, abajo; adentro, afuera; principio y fin. Finalmente, también he pensado que Tanque de agua, siempre con su dedito de profesora densa, haga partícipes de sus clases a camarógrafos, microfonistas, peloqueros y maquilladores del piso. Con lo cual, ese fuera de campo no sería más que una cuestión de cortesía. En fin, Tanque de agua se sale de campo. Y entra. Entra y sale, sube y baja. Va y viene.

clay pole dijo...

A mi me mata cuando Tanque de Agua guiña el ojo.
Y me mata imaginar a los que rodean a Tanque de agua gobernando: s.c y d.m, ñoquis y mediocres mal comentadores de textos. Es too much.

Mhoris eMm dijo...

che, despues de notas así, con tan lindos epítetos, no te llegan cartas a documento?

Fiona Pertutti dijo...

Autorizzazione Linkillo...

Anonimo :
è stato molto lungo cosa loro ,
¿ Forse voleva Scrivere un post ?

E non avete il vostro nome , Chi siete voi ¿Abbiamo politica più conveniente ?

Anónimo dijo...

En la próxima columna de Perfil tenés que hablar sobre la moda gaucha de los forritos estudiantes de Agronomía o hijos de papá que están comenzando a verse en el Barrio Norte o en la Recoleta. Me pasó en dos ocasiones. El jueves tuve a uno sentado junto a mí en la sala de espera de un centro de odontología de Talcahuano y Santa Fe. Ayer fui a comer a Palermo y bajé a un cajero en Santa Fe casi Bulnes. Vi a otro. Van con alpargatas y bombachas Pampero. Tienen entre 20 y 30 años, son chicos carilindos y se pasean pavoneando el look patronal. Propongo a los Putos Peronistas de La Matanza, también a través de este medio, que organicen brigadas de escupitajos públicos a esos nenes inmundos. Y que de paso se lleven puesto al gorilaje gay blanco de esa avenida de señora gorda.

Saludos.
Alfredo

Federico dijo...

Daniel:
Defender a Carrió es normalmente una tarea difícil (e inútil) pero no en este caso, en que me parece que le has errado. La Ley de Responsabilidad Penal Juvenil sería un gran adelanto (y es algo que reclaman diversas organizaciones de derechos humanos e Instituciones Internacionales). Consiste en sacar a los chicos del siniestro "Patronato" del Estado, que habilita a un juez de menores a encerrar a un pibe por que se le canta (casi siempre, porque es pobre). Una ley de responsabilidad penal juvenil le da al menor la posibilidad de tener un juicio, tener un abogado de defensor y responsabilizarse si es que cometió un delito. Responsabilizarzse no es ir preso, la única "pena" posible no es la carcel. Responsabilizarse puede ser pedir disculpas a la víctima o pintar una pared o ir al colegio.
Zaffaroni dijo en un reportaje que a él no le preocupaba que un menor vaya a juicio, que todo el mundo vaya a juicio, el juicio es una garantía: el problema es la pena.

Y la Coalición Cívica (en la única cosa no repugnante que hizo en los últimos meses), largó hace pocos días un "Programa de seguridad" basado en un "shock distributivo" (quizás imposible de implementar, pero que suena mejor que la "mano dura"), en el control del narcotráfico y el ingreso de precursores químicos, y en la declaración de Carrió de que jamás votaría la pena de muerte.

Emma Funes dijo...

Brillante. Pero ¡Qué desolación Cicero!
Susana, Carrió y Casán me dan vergüenza de género, no lo puedo evitar.
Ya sé, unas son farándula, la otra está limada pero ocupan muchas horas en el aire y en las gráficas y mucha gente se traga esta buseca y no sé...
Que mal loco, estas minas, que mal.

Patricio dijo...

Totalmente de acuerdo con Federico. Aunque me gustaría agregar algo más. Si bien uno puede estar en desacuerdo con tu visión psicótica de la realidad, no hay que dejar pasar un detalle fundamental para comprender hasta qué punto se puede ser facilista -y no facista, pero por poco- al declarar con absoluta ligereza y degradar a "lo otro" sin "chekear" información.
Vociferar conceptos entrecortados del estilo "Los niños y jóvenes [...] deben ser encarcelados para de ese modo destruir el vínculo con las organizaciones delictivas." no sólo se encuentran tergiversados dentro de un discurso aún más profundo en lo que concierne a la concepción de Carrió, contribuye también al conglomerado de facilistas que pueden afirmar "sueltitos de cuerpo" estas barbaridades y otras del estilo como las que originaron este "debate": "el que mata tiene que morir".

Federico dijo...

Disculpá que abunde, Daniel, pero recién puedo hacer la investigación, y me preocupa un poco que, como nota Patricio, el discurso de Carrió sea alterado con tanta facilidad (como si la propia Carrió no dijera --he hiciera-- barbaridades suficientes como para tener que inventarle nuevas). Es un mecanismo muy habitual: en blogs políticos he leído que la acusaban de antifeminista (!) o de haberse opuesto a la ley de Salud Reproductiva (que es un proyecto de la propia Carrió).

Acá: http://www.elisacarrio.com.ar/gacetillas/con_peronistas.htm , hay una gacetilla del 12/3/2009, en que Carrió habló de "un Plan de Responsabilidad Penal juvenil para que los jóvenes que cometan delitos sean sometidos a un juicio con todas las garantías y no como ahora que las cárceles están pobladas de jóvenes con procesos. Una Ley donde no haya pena de prisión pero donde sí se pueda establecer en un juicio las organizaciones delictivas para las que trabajan”.

Y el proyecto de ley (que al Kirchnerismo no le interesa tratar, según parece) se viene presentando desde el 2002:
basta poner "responsabilidad penal juvenil" en la base de datos de la Cámara de Diputados: http://www.diputados.gov.ar/

Me parece que una maquinaria retórica tan formidable como la que pusiste a funcionar se desmerece sin un poco de investigación...

linkillo dijo...

Federico y amigos: Realmente me importa nada la plataforma electoral de la Coalición Cívica y los documentos que puedan encontrarse en Internet. Me limité (sencillamente) a reproducir cosas oídas en la televisión, lo más fielmente de lo que me considero capaz: eso fue lo que Carrió dijo en el programa "La cornisa". Lo demás, será interesante para quienes quieran votarla, no para mi.

Anónimo dijo...

Ya aparecieron los PELOTUDOS que califican de "facista" (sic) cualquier cosa con la que están en contra. Por Dios, qué cosa barata. Fascistas eran Ungaretti y Pound y mucha gente más, mucho más arriesgados y mucho más radicalizados socialmente que la media progre argentina, que michetti o que pratt gay, esa gente que votará seguramente a la Colición Cívica QUE QUIERE REGRESAR AL REDIL DEL FMI.
Estoy con FOGWILL. HAY QUE MALVINIZAR.

Anónimo dijo...

Insisto: el mal cronico de la Argentina se soluciona con la campaña:
UN ARGENTINO, UN CINTURONGA.

cariños
a

Federico dijo...

Pero, che, ¿así trata a los que visitan su salón literario?
Acá está http://www.youtube.com/watch?v=NLZLJYpOpxA (minuto 5:48)
Tiene un fallido feo ("antes de salir libres"), pero en un discurso general que no abona para nada una interpretación tan malévola. Y no vote nada, pero no veo qué tiene de malo verificar un poco antes de escribir un artículo en un diario. De hecho, en la entrevista parece bastante equilibrada, para variar...

Anónimo dijo...

Insisto: el mal cronico de la Argentina se soluciona con la campaña:
UN ARGENTINO, UN CINTURONGA.

cariños
a

Anónimo dijo...

error, el mal crónico de la Argentina se solucionaría con esta campaña:

un peronista, una bala.

Anónimo dijo...

Además de haber escrito "facista", el animal ese escribió "he hiciera" confundiendo el auxiliar "haber" con la conjunción copulativa "e" (and, et). Yo no sé por qué no se dedican a tomar un curso básico de gramática y normativa del español. Es una agresión insoportable que haya embrutecidos de esa calaña. Quien comete faltas de ortografía debe confinarse a aprender a escribir correctamente; solo después debe hablar.
¡Animales!

yo dijo...

no pongas a spinetta en la misma bolsa!

Fernando Terreno dijo...

Los comentarios de Federico y Patricio me parecieron lo mejor de esto.
No se trata de defender causas perdidas, sino de algo mucho más importante: de poner rigor en el análisis de las cosas. De lo que ellos hablan es de PERIODISMO y de lo que vos hablas en tu columna es de cholulismo o boludismo, muy bien hecho desde el punto de vista formal. No estás muy lejos del nivel de pensamiento (por llamarle de alguna manera) de Susana.
Esto sin menoscabo alguno de tus otras obras y otras actividades intelectuales de las que he tenido el placer de escucharte o leerte.
Tanto van las neuronas a Perfil, que terminan perfiladas.
Puede ser que el periodismo no sea lo tuyo, pero el Análisis Político merece mejores esfuerzos tuyos, ¡Tu puedes! ¡Tú puedes!
Fernando (Tu tío Sam)

Anónimo dijo...

Estas personas mediáticas, muchas de ellas gozaron el raro privilegio de adoctrinar y estupidizar a toda una generación de argentinos desde la pantalla de televisión, aún siguen, groseramente, intentando adoctrinar y estupidizar. Por suerte la ética es la ética y buena parte sabemos lo desacreditados que están.
Se hubieran sentido cómodos en otra época, hubieran levantado un coro de aprobación, por suerte los tiempos actuales no les corresponden, pero nos siguen intentando adoctrinar ¿país generoso y sin memoria? sin duda.
A veces pienso lo que alguna vez se dijo, no hay nada más fascista que un burgués asustado.
Saludos.

Anónimo dijo...

El mirar fuera de cuadro y los guiños de la Carrió son actos involuntarios de millonésimas de segundo que se hacen evidentes al ser captados por una cámara.
Ambos indican una disociación entre lo que se piensa y lo que se dice. Esto es un tipo de mentira.
La Dra Carrió no pasaría un polígrafo.
Es medicina forense básica.

pappa dijo...

el guiñar y el desviar la mirada son signos de una disociación entre lo que se piensa y lo que se dice.
Carrió no pasaría una prueba con el polígrafo.