jueves, 14 de marzo de 2013

El Papa del Fin del Mundo

Papalmente feliz (o felizmente papal), salgo a la calle tempranísimo: "Al MALBA, al MALBA". Atravieso Buenos Aires en hora pico modulando mis recuerdos juveniles de canto gregoriano.
No encuentro donde estacionar (en el MALBA me niegan que puedan acomodar mi Papamovil por una hora y media) y me voy al Paseo Alcorta ("A Estacionar, a Estacionar").
Salido del MALBA, aprovecho para ver si consigo (en las tiendas del supracitado) algún cubrecama nuevo, como ofrenda para las celebraciones del Segundo Aniversario de Nuestros Esponsales, que se acerca pronto (muy pronto).
Me ofrecen unas colchas horribles, prácticamente todas en colores pastel (cosa de que el pelo de las gatas se note bien notado), más adecuadas al catrecito de una adolescente idiota que al tálamo de dos locas que acaban de pintar su casa de plateado. Eso sí,  carísimas (doce cuotas fijas: "Alabaré, alabaré"). Como tengo que ir al médico, paso por el Alto Palermo, donde la situación se repite: el autoritarismo de los pasteles, esta vez subrayado por la quinta imbecilidad de la mañana. "Mi cama es como ésa", digo. Y la vendedora responde: "¿Seguro? Porque ésas son camas nuevas. Son las que tienen en la Casa Blanca". "Entonces no debe ser", le digo, "porque la mía no tiene olor a Fin del Mundo". Y me doy vuelta sin saludar.
Como ya tengo hambre, me acerco a un negocio de comidas y hago mi pedido. Cuando llega la orden pido pimienta (incienso, mirra y miel no se me ocurrió). Me contestan: "No trabajamos pimienta". 
Desconcertado (mecum omnes plangite!), repregunto. "No tra-ba-ja-mos pi-mien-ta", me repiten, como si fuera tarado, perverso, turista o escapado del asilo. "Entonces devolveme la plata", digo.
Como ya se han dado cuenta de que estoy en estado de misticismo y de canturreo en latín, me devuelven mi dinero y me retiro rumbo al médico, a quien le cuento mis pesares matutinos.
"Entonces no deberías salir de tu casa", me dice. Precisamente.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

a reventarlo:

https://www.tuentrada.com/Online/default.asp?doWork::WScontent::loadArticle=Load&BOparam::WScontent::loadArticle::article_id=4DF1E6EE-C542-473E-B849-0634469D82B5

Anónimo dijo...

Se te ve exultante con el nuevo papa.

Linkillo dijo...

Obvio: la interna peronista llegó al Vaticano. Menos mal que no hay Olimpo, ya, sino llenaban todo de grasa.

Anónimo dijo...

Ahora que como dice la Tota Pagni Aqqqqua, "los ojos del mundo" nos miran lo único que falta es la mejor cantante lesbiana que no le tuvo miedo al camino de las pampas saque un discazo.

Cecilia dijo...

Lo malo de Blogger es que todavía no tiene ni "Me gusta" ni "Amén". ¡Divina escritura!

Anónimo dijo...

Lo del cubrecama está bien, pero mejor deleitémonos con este final alternativo de Lost: http://www.youtube.com/watch?v=A5tLrGdfiaE&feature=player_embedded