viernes, 29 de diciembre de 2006

Cultura para todos

Buenos Aires, 27 de diciembre de 2006

Sr. Secretario de Cultura de la Nación

Dr. José Nun

Me dirijo a usted a fin de presentarle mi renuncia al cargo de Subdirector de la Biblioteca Nacional con el que me ha honrado un año atrás.

Motiva mi decisión la ausencia de respaldo por parte del Director de la misma, Dr. Horacio González, a las líneas de trabajo que he emprendido en la institución a lo largo de este año. No quisiera eludir que la decisión del Sr. Director de excluirme sistemáticamente de todas las instancias donde se toman las decisiones de fondo tiene su origen en una serie de crecientes desacuerdos respecto al perfil y a la misión de la Biblioteca Nacional, cuya gravedad hace ya definitivamente imposible un trabajo en común que resguarde tanto la necesaria eficacia como la debida coherencia que requiere cualquier gestión colectiva.


Horacio Tarcus

Subdirector


El texto completo de la renuncia puede leerse acá.


10 comentarios:

Pasantes Biblioteca Nacional dijo...

Lo que está haciendo H. González la la BN es desastroso. Ha demostrado ser un hombre sin ningún tipo de coraje. Sus planteos mueren en su retórica mediática. Ha caido en todo tipo de transas porque no tiene el valor de tomar decisiones, y de esta manera ha terminado aliándose con los poderosos.

Federico dijo...

Tendría que entenderse de una buena vez que una biblioteca nacional no es una biblioteca popular, ni un centro cultural, ni una editorial, ni una sala de conferencias, ni un club de baile, sino un enorme y antipático reservorio de material impreso.
A efectos prácticos, podría ser un cubo de concreto en medio del desierto, lleno de eficientes bibliotecarios dedicados a catalogar y digitalizar material y ponerlo a disposición. Incluso sería deseable, porque haríamos que el cargo de Director tuviera menos glamour y sirviera menos para satisfacer veleidades caprichosas.
¿No da mucha pena todo esto?

Anónimo dijo...

Con Horacio Tarcus se puede discentir sobre diversas cuestiones, pero no sobre su compromiso con la actividad bibliotecológica y archivística.
Su impecable actividad en el CEDINCI y en la Biblioteca Nacional son una muestra de ello.
Los TRABAJADORES, INVESTIGADORES Y USUARIOS LAMENTAMOS SU RENUNCIA.

Dottie dijo...

Tarcus se ha portado muy autoritariamente dentro de la biblioteca y ha generado situaciones (con los pasantes, por ejemplo) que no pudo resolver y tuvieron que resolver otros. Es increíble, también, que se queje del aumento de sueldo a los empleados. Pero lo que es más grave es que plantee dos caminos diferentes para la biblioteca (el centro cultural y el bibliotecológico) cuando de hecho las dos cosas se dan desde antes que él asumiera la subdirección. Hay malicia en la carta de Tarcus que lo que quiere es arrastrar a González. Lo curioso es que a Tarcus lo defiende el diario La Nación que recuerda que González proviene de la izquierda y Tarcus... ¿de un repollo?
Cualquiera que conozca de cerca a Tarcus sabe que es mal bicho. Con Terán y Sarlo detrás lo que hay es una lucha de poder en el campo de la cultura. No se bancan que pueda haber una buena gestión en la biblioteca y que no sea de manos de Punto de Vista.

Anónimo dijo...

Me preocupa la mala intención de la nota de Susana Reinoso de La Nacion, es una articulo que opera para los de Abgra que se quieren quedar con la biblioteca y ataca a nosotros, lo mas debiles que somos los trabajadores de la biblioteca, porque como buena oligarca odia al pueblo organizado.
gonzalez tiene miedo a tomar deseiciones serias.

Diario de trabajo dijo...

Ciertamente hay tras todo este conflicto diferencias irreconciliables entre posiciones ideológicas en relación a lo que es el patrimonio cultural y lo que es mantener, preservar una tradición cultural. Pero lo más preocupante es --concuerdo con Dottie-- la operación que lleva adelante La Nación para Abgra por medio de una rata servil como Susana Reinoso.

Anónimo dijo...

¿El drenaje patrimonial como destino? Se preguntaba Tarcus en el 2005 respecto de los archivos y bibliotecas de la Argentina.

¿Drenaje de personal calificado como destino?
¿No es acaso esto lo que está sucediendo con los pasantes de la B. Nacional y que el señor H. Tarcus dejo en manos "DEL SINDICATO" y de la Dirección?
A EL TAMBIÉN le falto coraje civico para apoyar a los pasantes (UBA) que estaban HACIENDO todos los proyectos que el se ufana de haber delineado.

Anónimo dijo...

Si, es verad, esos apoyos dan miedo: Luis A. Romero,la Sarlo, Hildita Sábato. Y..., un intuye que hay algo más...
Sin embargo, el temeroso apego de H.G. a una fracción sindical que ni siquiera pudo pronunciarse, porque carece de los recursos intelectuales necesarios para escribir una carta, es es más terrible aún..

Anónimo dijo...

No hay problema, ahora que Tarcus y La Nación sacan a González, vuelven Horacio Salas o Francisco Delich, la BN queda como el resto de los organismos de Cultura en manos de la derecha, que son sus dueños legítimos y no necesitan inventarios de sus propiedades, y todos felices de nuevo de vuelta a sus cátedras y al café, que es reducto natural de la izquierda!!!

Anónimo dijo...

para mi tiene que sacarse el ISBN en la biblioteca nacional y de esta forma se puede controlar a la editoriales para que hagan el depósito legal ya que es uno de los problemas más serios de la biblioteca, a eso de debe que tenga tan pocos libros y que no se pueda hacer la bibliografía nacional de la que habla sanllorenti y romanos.