lunes, 21 de enero de 2008

Salvemos a Passarello

Era más una tarea para una poeta del tipo Bárbara Belloc, que cuando no está vacacionando en una reserva de orangutanes, está protegiendo de la tormenta a sus palomas torcazas, pero la diva se empeñó en que salváramos al pichón de canario o algo así que, por incompetente, se había caído del nido. ¡Salvarlo! Más bien pensaba yo en entregárselo a nuestras gatas como regalo atrasado de reyes, para que se entretuvieran con él. Pero no: pusimos a Passarello en una caja a resguardo de perros, gatas y otros predadores domésticos o no. "Pero esta noche te lo llevás vos", le dije a Gaby. Ella pareció aceptar estoica la encomienda pero después argumentó que mejor era dejarlo acá, así Passarello podía llamar a su madre quien, eventualmente, podría brindarle socorro. Inútiles fueron mis carcajadas: "si la pájara esa lo debe haber echado del nido, no tienen instinto maternal las aves".
Desde su reposera, Mayra (que iba por el cuarto mojito) tartamudeaba: "Qué suerte que hay gente que se encarga de lo que de otro modo yo estaría haciendo". "Entonces te lo llevás vos a México, a este pájaro, porque yo ya tengo bastante con las cuatro gatas, los cuatro perros y la cachorra de mierda", dije. Por supuesto, el pájaro se quedó con nosotros.
Esta mañana, Passarello clamaba por comida. Había rastros de sangre en la caja, por lo que deduje que estaba herido. También había cagado, lo que es un buen síntoma de recuperación. Tomé la pala y empecé a buscar gusanos. Conseguí dos, pero no fui hábil en el arte de meterle la comida en el gaznate al pichón. Como tenía un paquete de polenta abierta, mezclé un poco con agua y se la ofrecí al caído con más éxito. No será la dieta prevista por la naturaleza, pero al menos, hasta que sepamos cómo hacer que coma lombrices, no se morirá de hambre.
Por supuesto, las gatitas miraban con gran interés la operación rescate. Esta noche, si Passarello sigue vivo, pensamos largarlo en la casa de al lado, y que se arregle solo.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, Daniel, no lo vayas a largar en la casa de al lado! Si ves que se recupera seguí dándole lombrices y polenta! Hacelo por Bárbara Belloc y por mí! El domingo que viene vuelvo a hacer el seguimiento de los animalillos. Por tercera vex!

mariana dijo...

Mas te vale que cuides a Pasarello hasta que sea necesario y no lo dejes librado al infortunio, porque te largo mi royal english bulldog en los testículos y sabrás lo que es bueno.

Anónimo dijo...

Daniel (y lectores de este blog) sé que no es lugar para consultarte, pero andaba necesitando una referencia, y capaz alguien pueda dármela. ¿En qué novela de César Aira alguien diseña un sistema educativo regresivo, donde se comienza a los 3-5 años por estudios profundísimos, y ya como a los 25, se aprende a manejar los lápices, etc.? Ando necesitando esa referencia para un trabajo, y no la encuentro por ningún lado. Para colmo algún gusano, oh, me afanó el librito de Sandra Contreras. Gracias Linkillo, desde ya. Espero puedas ayudarme. Un abrazo.

Anónimo dijo...

che, linki, ¿no será "echar" del nido en vez de "hechar" del nido?
guarda con ortografía y redacción...

Rega dijo...

La naturaleza es sabia dicen...para que interferir entonces?

girlontape dijo...

querido creo q los gusanos hay q mascarlos un poco primero, xq los pajaritos comen del pico de la mamá ;)

me encantan tus lectores animal lover...me siento menos sola....

emeyg, para el Portal de las Mascotas dijo...

girl: los amantes de los animales somos muchos pero no sé por qué somos tan mal vistos.
Algun día de heladera vacIa, no dudé en darle a mi amado bull lo poco que había e irme a la cama sin comer.
Y si algún día me faltara plata para comprarle sus medicinas -para el corazón, para tiroides, para dormir, para sus dermatitis- no dudaria en asaltar un kiosco y meter bala.
Son sagrados, sagrados.
Los dejo, voy a prepararle a mi Pini su pastelito de carne picada y polenta, y de postre, una pera jugosa y dulce.
No como OTROS, que creen que arreglan a una perra con hueso y a un pobre pajarillo con polenta y agua.
SALVAJE!!!!!!!!
Dios, Tita Merello y Juanita Martinez te lo demanden.

emeygriega dijo...

rega:
la naturaleza es sabia y por eso enseña al hombre a quitar tumores, operar huesos y curar heridas, en personas y bestias amables.
En cucarachas, ya ves, la naturaleza no nos indica el modo de quitarles el dolor de barriga, pobrecillas, por eso las eutanasiamos con Raid super acción fórmula renovada, que las mata al ins tan te.

mariana dijo...

Che, ésto va en serio: acudo a vuestro ingenio y amor al bestiario.
No sé como fabricarle a mi ancianito un carro para sacarlo a pasear, ya que nació malhechito y ahora, ya no puede desplazarse mas de un metro.
Piensen en algo que no parezca un carrito de bebé porque ahí sí voy a perder muchas amistades. Qué hago? en un canasto de bicicleta no cabe y en un changuito de compras tampoco. Si a alguien se le ocurre un diseño, se lo hago hacer a un carpintero.
Ayúdenme.

girlontape dijo...

MY yo tmb le daría mi comida a los bichos antes de dejarlos pasar el hambre

Rega: conozco a una perra q encontró un gatito abandonado y....le vino la leche, lo amamantó, lo crió. La naturaleza sí es sabia: nos enseña que cuidarse entre especies tmb es natural.
Y de los perros delfines etc que nos rescatan hay miles de ejs....

Rega dijo...

Supongo que hubiera hecho lo mismo yo con el pobre pajarito. Lo hubiese alimentado, protegido, ayudado para luego, dejarlo ir. Pero ayer la naturaleza fue sabia conmigo, mal día.

ememe dijo...

girlontape es la única que sabe: hay que alimentar al pajarillo huérfano con carne picada y galletitas cerealitas masticadas. Se une el todo en la boca babeándolo generosamente y se hace un bolo alimenticio que se introduce directamente desde la boca del adoptante al buche del adoptando. Ver en mi blog una experiencia semejante (no me acuerdo cuándo, pero ahí está)