martes, 16 de junio de 2009

Dicen que...

Un porvenir de lo imaginario

por Matias Raia para Golosina Caníbal

La seducción del vacío.
“Umbral”, el texto que abre el libro y que presenta sus objetivos, se vuelve delicioso en la genealogía que traza de las sirenas, esos monstruos mitológicos cuya potencia residía en el canto pero también, como lo sostiene Link junto a Kafka y a Blanchot, en su silencio. La seducción de las sirenas, que no son sino fantasmas, se nos muestra en el relato de Kafka (“El silencio de las sirenas”) como “un más allá del pensamiento” u “otra forma de pensamiento” (p. 31); y si Odiseo logra escapar del canto de las sirenas, no puede escapar de su silencio: “Y de eso, de la seducción del vacío, de la seducción de la nada, no se salva nadie.” (32). Así, vemos que la imaginación se liga con la figura de las sirenas en tanto estos seres encarnan esa fuerza negativa que puede oponerse a la positividad normalizadora de la cultura y el Estado, a la tecnofilia del griego. Si, tal como lo señala Link, “hay un conflicto entre seducción y dominio”, entre “los hombres y los monstruos”, la propuesta es optar por el ‘tiempo del señuelo’ y dejar de lado los “medios pueriles de supervivencia” de Odiseo (35).

Acá y acá la primera y la segunda parte de la reseña de Matias Raia.

4 comentarios:

girlontape dijo...

seducida por las sirenas linkillianas...

Anónimo dijo...

Linkillo, para evitar la ingratitud, quiero homenajear por este único medio al padre de la mejor película argentina del siglo pasado, Esperando la carroza. Es cierto que los méritos son también de Jacobo, pero ese texto logró lo que todos sabemos, gracias al magistral director.
¡Grande, Alejandro! Llevaremos los ravioles, las empanadas y la mayonesa como auténticas señales de identidad de esta ciudad que hoy te llora tanto.
Saludos.
Alfredo

DIEGO dijo...

Si Linkillo lo permite, me sumo al homenaje de Alfredo. Y tanto solo diré: "Tres empanadas..."

Anónimo dijo...

Hace unos días termine de leerlo. Creo que es uno de esos libros compañeros-guía, a los q siempre se vuelve y de los que siempre sale algo nuevo. Felicitaciones