viernes, 20 de noviembre de 2009

Las ciudades y sus gentes

Cada ciudad tiene sus habitantes típicos. Y hay algunos que, por su nomadismo, pueden encontrarse en todas partes. Dianas Bellesis y Arieles Schettinis, los hay en todo el mundo, en cualquier ciudad y siempre es una grata sorpresa encontrarse con uno de ellos en una puerta giratoria o a la vuelta de la esquina.
Berlín está infestada de Lauras Isolas pero las Hermanas de Laura Isola, curiosamente, prefieren concentrarse en Manhattan, donde son tantas (si no más) que las Carrie Bradshaw.
Hay que investigar las poblaciones urbanas, porque las tipologías suelen ser reveladoras de aspectos etiológicos insospechados.
El otro día, estábamos por tomar el subte en Union Square cuando.... "¡un momento! ¿No es ésa una Vivi Tellas?"



Por supuesto.... no podía faltar, aquí, en esta ciudad, un ejemplar de (mientras nos acercábamos a ella, para examinarla mejor). Pero, ¡no era una Vivi Tellas! Era la auténtica Viviana Tellas, que estaba haciendo trasbordo desde Brooklin rumbo al Museo Judío. Tan sorprendida como nosotros por el encuentro, nos pidió que nos sumáramos a su expedición y, como no teníamos demasiado que hacer, aceptamos gustosos. Le conté nuestras experiencias últimas con los wormholes y, como el día estaba fresco, la invité a que usáramos un pasadizo que había descubierto yo por mis propios medios, y que conectaba directamente con Viena. Nos fuimos a tomar un café con strudel.




7 comentarios:

Anónimo dijo...

NO... por favor... no me ilusiones más con ese cuento que ya hiciste cuando fuiste a Berlín. Después yo voy a esas ciudades y me desespero buscándome (porque siempre tengo algo importante que decirme) y no me encuentro jamás. A veces veo uno que sube al subte, o que se toma un colectivo y salgo corriendo y me grito: "Ariel, ariel!" pero jamás me respondo, de donde creo que no soy o no me escucho, o no me importo...
beso
AS

Linkillo dijo...

Pero es que no hay que buscarse a uno mismo. Eso es de Séneca. Hay que buscar a los otros, siempre.

Anónimo dijo...

¿gentes?
Disculpe Profe, pero fueron en colectivo (en un sustantivo colectivo?).

Anónimo dijo...

Esta entrada me hizo acordar un poco a Cortázar, un no sé qué, cierto tono. O será que me agarró el viejazo...

La pequeña Lulú dijo...

Yo todos estos años buscándome por los lugares más recónditos, y el otro día me saludó Lulita... en el barrio donde crecí. Iba caminando en las imediaciones de la casa de mis viejos pero con la cabeza en cualquier parte, hasta que un "chau" muy chiquito me hizo regresar: me había olvidado completamente de que los nenes nos parábamos en nuestros jardines a mirar la gente que pasaba para saludarla, y ponernos contentos si nos devolvían el saludo aunque no nos conocieran. Por supuesto que me contesté "¡chau, preciosa!"

Anónimo dijo...

Yo no encuentro; busco.
beso
AS

Anónimo dijo...

Hace mucho que me visito en Berlín con mis otras Lauras Isolas pero sí estuve en Mannhatan con todas mis hermanas hace poco y era como "Ana y sus hermanas".
¡Cómo que no te encontás en todos lados AS! Basta mirar los afiches de Baglietto y su nuevo disco o viejo show que empapelan BA