viernes, 29 de junio de 2012

Último tango en Toulouse

Para nosotros Francia tiene un valor meramente libresco y su cultura, incluso la culinaria, nos deja más bien fríos. Pero en relación con nuestras lecturas, todo es un sobresalto mayúsculo:


























Toulouse es encantadora, aún con su proliferación de lesbianas (debe de tener la más alta tasa de tortas del mundo entero). Los jóvenes estudiantes universitarios adornan las calles y los lentos atardeceres, pero no sirven para mucho más que para eso. Los adultos, aparentemente, se casan y se van a vivir a la campagne, o los persigue la policía migratoria.
Los latinoamericanistas de la región (el segundo centro de Francia) se demostraron bien dispuestos a entablar convenios de cooperación con nosotros (attention, Max!).
He aquí, nuestra última cena en falsa escuadra (las jeringuillas del costado, contenían una suerte de gazpacho con crema de almendras):






























Tout le reste sera littérature...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Toulouse es una ciudad hermosa y la gente es re copada y generosa che!
Lo de las tortas no lo había notado, es un dato a tener en cuenta...

chachacha dijo...

no entendí el "aun" anterior a las lesbianas... El piquito de la diva!

alguien mató algo. dijo...

tenés estilo hasta para apagar el pucho!