sábado, 16 de junio de 2012

Armar una valija

Por Daniel Link para Perfil

Cada vez se vuelve más complicado emprender un viaje largo y armar una valija. Las compañías de aviación han reducido drásticamente los pesos permitidos.
Me informan desde Europa que allá es muy difícil conseguir antibióticos para una angina, de modo que conviene llevarse una caja. Mi médico se resiste a recetarme cosas “por si acaso”, pero termina firmando la receta bajo advertencia: “no tomes por tomar”.
Los artículos de tocador son, como bien se sabe, una amenaza a la seguridad aérea, de modo que engrosarán los magros 23 kilogramos permitidos en bodega.
Luego están los artefactos electrónicos: la camarita, el celular, la laptop, el kindle, cada cosa con su respectivo cable y/o cargador. Como el problema de los enchufes es insoluble, mi valija incluye siempre una “zapatilla” (alargue de cinco tomas).
El calzado es siempre un problema y por más que uno llene de medias los zapatos, de todos modos quitan mucho espacio. No se puede resolver todo con un solo par, por cierto, si es que uno tiene previsto ir a ver Tanhäuser en un año wagneriano.
Y después la ropa: ¿lavaré o no lavaré? La primera hipótesis sería la más razonable, pero dudo de mi ánimo doméstico. ¿Cuántos pantalones haran falta? Un saco, seguro; ¿un impermeable? Las remeras no ocupan demasiado espacio, pero las camisas, sí.
El equipaje de mano va atiborrado de cuadernos para escribir, libros para leer, pastillas para tomar durante el vuelo, mapas y documentación. En Europa los cigarrillos son carísimos. Compraré en el free-shop, pero debo dejar espacio suficiente en el equipaje de mano para no parecer un equeco cargado de mil bártulos.
Una de las grandes decepciones de mi vida es no haber podido usar nunca la teletransportación.

6 comentarios:

Marcelo Ventrice dijo...

TOTALMENTE!

pupi dijo...

equeco es una palabra que usaba mi abuelita!

cazzu dijo...

que angustiante... pero nunca digas nunca!

Reginald dijo...

"Una de las grandes decepciones de mi vida es no haber podido usar nunca la teletransportación."

¿Seguro? La teletransportación es siniestra. Te pulverizan en un sitio para reconstruirte en otro. Técnicamente, cuando te pulverizan morís. Tu yo original desaparece, pasás a ser un clon.

Anónimo dijo...

Yo sé que no resuelve el problema de fondo, pero en vez de la zapatilla comprate un adaptador universal en el free-shop. Claro que tenés que cargar de a un aparato por vez... pero te ahorras espacio para un zapato.

Caro dijo...

Ya lo cantaba Charly...
“Adoro la teletransportación...
Fax U!“