sábado, 13 de setiembre de 2008

Urbanismo comparado

por Daniel Link para Perfil

Verónica es una joven que vive en los lindes de Moreno, desde donde toma un colectivo para llegar a esa estación. Una vez que baja del tren en Once (si consigue realizar el trayecto), debe tomar otro colectivo hasta el barrio donde ejerce su trabajo de asistente doméstica. Gasta, ida y vuelta, $ 6. Si algún día agrega más obligaciones en otro lugar de la ciudad, debe sumar una tarjeta de subte al total: $ 7.
En Berlín (como en cualquier otra ciudad de Europa), el sistema de transporte es un bien social, está (como corresponde) unificado y lo usa todo el mundo porque es excelente. Las tarifas se calculan en relación con un sistema de anillos que se identifican con las letras A, B y C. La zona C se corresponde con los límites últimos del Gran Berlín y equivale, grosso modo, a la relación que existe entre el centro de Buenos Aires y Moreno.
Si Verónica viviera en Berlín ganaría en euros y resolvería sus necesidades de transporte diario con sólo € 6 (el costo de un boleto que permite viajes ilimitados durante la jornada en todos los medios de transporte: trenes, colectivos y subtes).
Naturalmente, sólo las personas incapaces de planificar sus obligaciones pagan esa suma. Un pase semanal (se lee en www.bvg.de) cuesta € 32.30 (prorrateado: € 4.61 por día). El pase mensual cuesta € 88,50 y reduce el costo diario del transporte (insisto: ilimitado) a € 2,95. El abono anual, finalmente, cuesta € 855 (se paga en doce cuotas mensuales) y lleva la cifra a € 2,34 por día. Hay opciones todavía más específicas y económicas: el pase estudiantil (€ 1,75 diarios) y el pase mensual para viajar después de las diez de la mañana (€ 2.10 por día).
No es, como se ha escuchado, que el transporte en Buenos Aires sea pésimo porque es barato, ni que el Estado sea incapaz de cumplir con las más mínimas obligaciones que se le han encomendado. La verdad es más escalofriante. Entre nosotros, el Estado se dedica a robar a los pobres con tarifas de transporte exhorbitantes (que el servicio sea de pésima calidad es anecdótico), con el cinismo de quien se sabe impune: Verónica no vota (es paraguaya).

11 comentarios:

laputaquelopario dijo...

Interesante, Link.

La comparación con Berlín no me convence del todo, porque no sé cuánto serán €6. Pero sí sé que $6 es muchísimo y que la mayoría de la gente deja una porción para nada despreciable de su sueldo en el transporte.
Acá, el que hace viajes más largos, paga más. Eso sería totalmente lógico si el viaje fuese un lujo, pero acá es una necesidad. ¿No sería más justo unificar las tarifas?

linkillo dijo...

Para saber cuánto son €6 basta con hacer el cálculo. Pero no hay que convertir la moneda, porque naturalemente, la gente que vive en Berlín gana en euros, o sea: se trata de calcular en partes de salario. Si una persona en Buenos Aires gasta 7 (tomemos un salario de 1000 como referencia) es obvio que en Berlin el transporte es tres veces más barato (2.34, para un salario, también, de 1000).
No se trata de unificar las tarifas, sino de unificar el sistema de transporte. Además es ridículo que quienes usan el tren, en Buenos Aires, no tengan ningún descuento significativo al comprar un abono mensual.
Pero como este es un país de ignorantes que gobiernan, dudo que nadie pueda alguna vez resolver el intríngulis del transporte público (como además no lo usaron nunca, no saben siquiera de qué se trata).

girlontape dijo...

jajajaj linkillo...viajarán en tren bala quizá

jvan dijo...

En Madrid un abondo mensual cuesta 42 euros. Con ese abono (que se llama MetroBus), uno puede viajar de forma indefinida e indistinta tanto en "Bus" como en "Subte". Si el salario básico es de 1000 euros aproximadamente pueden ustedes calcular el presupuesto x mes en transporte: una ganga.
¿Implementar eso en Argentina? ¿Quién pone de acuerdo a los del 45 con los de la línea C?

Anónimo dijo...

Muy buena comparación...habría que sumarle a esto el subsidio que paga el Estado a las concesionarias. Son 3 pesos por boleto emitido de tren...

restosdecarne dijo...

no deja de ser como un mini genero la comparación del propio pais con uno europeo. siempre con una queja ¿por que no puede ser como en paris? En berlin estan cosas no pasan.
Y realmente es bien naif, la pregunta o la queja siempre quedan suspendidas por que o la respuesta es muy evidente para el que la sabe (que generalmente no gusta de este mini genero) o es muy logico, para el leector ideal (que viajo a europea y exige que los servicios en argentina sean asi).

Por que no comparar con chile? unas de las primeras cosas que hizo el gobierno de Bachelet fue planificar el transporte publico, este cuesta más o menos 3 veces más que lo que cuesta aqui (en un espacio mucho menor) y parte de los dolores de cabeza de su gestión corresponden a este plan llamado "transantiago".

Planificar el trafico no es tan facil como comparar paises latinos con europeos.

lupanar dijo...

Opino lo mismo con respecto a la salud y la educación publica, los gobernantes deberían estar obligados a utilizarla y seguramente ahí veriamos una mejoría en las instalaciones y en la calidad de los servicios.

linkillo dijo...

Siempre hay un apresurado que no piensa antes de escribir, como restosdecarne, y se liga los cachetazos. Sea.
Primero: Nadie reclama "planificar el tráfico" sino que se planifique el transporte público (que no es lo mismo).
Segundo: Planificar el transporte público es facilísimo (¡lo hicieron los españoles!). Basta con tener voluntad política para hacerlo. Yo lo hago en una semana (lo juro).
Tercero: Nadie compara países "latinos" con "europeos", sobre todo porque la mitad de los países europeos son latinos. Y tienen sistemas de transporte público organizados. El componente étnico-cultural no sé a qué viene, pero sabemos en qué desemboca.
Cuarto: No hace falta conocer Berlín para conocer su sistema de transporte público. Basta con ingresar a la página de internet donde está la información del caso.
Quinto: Hace falta viajar para darse cuenta del delirio que se nos impone como vida cotidiana. Quien niegue el papel cognitivo que un viaje puede llegar a tener, está perdido.
Sexto: ¿Por qué no comparar la situación de una ciudad que se cuenta entre las más importantes del mundo con otras en iguales condiciones? ¿Por qué no seguir el ejemplo de ciudades que sí han conseguido resolver el sistema de transporte público?
Séptimo: Comparar Buenos Aires con Santiago de Chile, en fin: es como comparar Tokio con Chivilcoy.
Octavo: Lo naïf es considerar que todo es como es y que no hay forma de cambiar las cosas.
Noveno (esta va para Iván): Una política de transporte no depende del acuerdo de los particulares. Los del 45 o del 60 que se dediquen a otra cosa, si les parece. Estamos hablando de un bien público. Al que no le guste un plan integral de transporte urbano y suburbano, que no participe de él: se les retiran las rutas y a otra cosa.
Décimo: ¿Pero.... ustedes no están hartos? ¿Están dispuestos a morir con pena y a vivir con tristeza? ¿No preferirían intentar algo? ¿Han perdido el deseo y la capacidad de imaginar? ¿Ustedes están contentos con esta rutina de cementerio abandonado?

ememe dijo...

No me imagino a una empleada doméstica que trabaja en Buenos Aires teniendo que pagar 10,34 pesos para llegar a su trabajo todos los días (eso, si convertimos a pesos el costo del más barato de los boletos berlineses que nos ofrece Linkillo).
Para que la comparación no sea taaaan arbitraria habría que agregarle algunos factores importantes: Verónica difícilmente sería contratada como empleada doméstica en Berlín porque (suponiendo que por algún arte de birlibirloque hubiera podido entrar a Europa) con seguridad estaría ilegal. En la Argentina puede trabajar porque el Estado no la persigue y porque en 2008 se le dio el status legal a una enorme cantidad de inmigrantes como ella.
Otro punto: si las empleadas domésticas de Berlín trabajan como trabajan aquí, poco debe importarles que su boleto sirva para dar vueltas por la ciudad en todos los medios de transporte disponibles. Ésa es una ventaja para los turistas y para quienes por necesidad o por obligación van de un barrio a otro durante todo el día. En nuestro país, lamentablemente, las empleadas domésticas suelen trabajar mucho y pasear poco.
De todos modos, en el sistema de servicio doméstico argentino existe el "viático", que todas las empleadas piden y todos los empleadores pagamos sin chistar. Si a Verónica no se lo pagan, debería hablar con sus empleadores y exigirlo como todas sus colegas. Dudo también de que un empleador berlinés acepte pagar ese mínimo extra a su empleada.
Por último, tengo entendido que en la Argentina el Estado subsidia el transporte público en una proporción mucho mayor que en cualquier otro país de América Latina y por eso los pasajes tienen un costo menor que en Chile o Uruguay, por ejemplo. Es verdad que más allá de eso el transporte argentino es un lugar de maltrato inolvidable. Creo que de mejorar eso debería ocuparse el Estado, pero por lo que oigo decir a los economistas (argentinos y de otros países) eso no es para nada sencillo ni se logra en pocos años en países como el nuestro.
Finalmente, compararnos con Alemania en cualquier tema me parece una absoluta ingenuidad. Mal que nos pese también en eso somos más bolivianos que europeos.

Zoe dijo...

Se que es tarde, pero desvío, o complejizo la cuestión hacia el federalismo. Rosario: si tenés suerte de conseguir tarjeta, 1.60 el pasaje de colectivo, si no tenés tanta suerte 1.75. Esta bien que las distancias son más cortas pero... (y eso que los socialistas son lo más, según se puede leer en los diarios nacionales)

restosdecarne dijo...

(cuando dije "trafico" debi haber dicho "tranposte público", si, si apresurado)

Se viaja mal (muy mal), viajo en tren.

-En una semana lo planificas, pero y la aplicación? Hay, no hacia falta decirlo, intereses encontrados. Si pongo carriles exlusivos, los taxistas me hacen un piquete... Si inaguro subtes, baja el uso de colectivos... Si subo el peaje.. (y asi, y ojalá fuese asi de simple.)
"Basta con tener voluntad política para hacerlo." Como con las retenciones? basto ahi tambien la voluntad?

-No hace falta conocer Berlin, pero la comparación les llega más a los que viajaron o potencialmente viajaran, supongo, sin tener numeros, que Perfil se compra más en recoleta que en la matanza (y probablemente tambien se viaje alli se viaje más)


-Ámsterdam sigue siendo mi comparación, y seguro de algun otro, predilecta.

saludos