lunes, 19 de octubre de 2009

La imaginación del desastre

Descubro, el sábado a la tarde, a mi mamá dormida mirando televisión. Cuando se despierta, le reprocho su conducta: "Claro, te dormís mirando a 'los pueblos originarios' (porque ha adoptado el partido de que la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual la pondrá en contacto con una "pluralidad de voces" que hasta ahora no sospechaba, que siempre la tuvo sin cuidado y que, a la vista está, la sume en el más profundo sopor)".
Me contesta que estaba cansada y que ya mirará el programa porque lo ha grabado (tiene el más moderno sistema de televisión satelital, que no sólo le ofrece los discursos de Chávez, sino la posibilidad de atesorarlos: lo que los norteamericanos llaman Tivo).
Hemos intentado disfrutar del nuevo chiche televisivo, pero sin éxito: tan poco es lo que pasan en los canales de televisión que nos interese no diré ya conservar, sino apenas mirar. Las películas que grabamos resultaron todas un horror (salvo los clásicos, que guardamos en el disco rígido del dispositivo, hasta que se llene de cosas inservibles). Evidentemente, lo nuestro no pasa por los paquetes de contenidos que distribuyen los operadores de cable.
Vimos los cuatro primeros capítulos de la segunda temporada de Fringe: sobre la idea de catástrofe total y con el permiso infinito que los universos paralelos les otorgan, los guionistas se lanzaron a mezclar La llegada de los gatos cuánticos de Frederik Pohl con Terminator II. Todo puede suceder.
En la cuarta temporada de Dexter, el horror está un poco desplazado y no se trata ya del "impulso criminal" de un psicótico sino de cómo la vida cotidiana despierta en nosotros el impulso criminal. La actriz que desempeña a Rita, la esposa de Dexter, debería comenzar a preocuparse porque no es seguro que pueda sobrevivir a esta temporada, tan insoportable y tan destinado al cadalso se ha vuelto su personaje, con su estupidez suburbana y su "normalidad" inquebrantable.
Ayer nomás empezó FlashForward, basada en la novela homónima de Robert Sawyer, que lo tiene todo para ser un nuevo suceso: una trama atractiva, un casting impecable (¡Lost, qué semillero!), personajes bien diseñados y la fatalidad de un final previsible. Serán 22 episodios en los cuales el protagonista, el agente especial Mark Benford del FBI tratará de explicar qué pasó ese día en el cual todos los seres humanos (salvo dos o tres) perdieron la conciencia durante 2 minutos con 17 segundos, o más bien vieron, al unísono, un futuro: el 29 de abril de 2010.
Por fortuna, el investigador vio la investigación, con lo cual comenzó a acumular datos que, como se trata de un rizo temporal, no hay manera de que no encajen en la pizarra general en la que el mosaico se va armando. ¿Los sospechosos de siempre? Sí, pero mezclado con Lost. También aquí, cualquier cosa puede suceder. En todo caso, mucha escritura del desastre y muchas conspiraciones. Más, yo no podría pedir.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Daniel, soy Gabriel Lichtmann, director de cine argentino (dirigí "Judíos en el Espacio" en la que actúa una -creo- amiga en común, Luna Paiva), y organizador para el Proyecto Cine Independiente y el Centro Cultural Rojas de Los Cafés Cinematográficos, un encuentro mensual para hablar de cine y otros temas. Este mes el tema es Cine y Televisión y me gustaría contar con tus palabras. Si me dieras un mail te escribo para contarte mejor de estos encuentros. Un abrazo.

Linkillo dijo...

Gabriel: podés escribirme a linkillo@hotmail.com y vemos. Ando medio complicado de tiempo hasta diciembre.

hermano dijo...

Mi teoría conspirativa es que Facebook pivotea los gustos de la gente y vende la información procesada a los estudios de cine y televisión.

Ejemplo:
Lie to Me = Dr. House x Pulp Fiction

Sarah Connor Chronicles = Terminator x Gilmour Girls

Dro dijo...

Flash Forward pinta interesante. Hace unos meses un foreuta de esos que deliran maaal sobre lost, decía que a Sawyer lo habían llamado así en referencia a dicha novela.
Por cierto, el productor, David S Goyer es responsable de los guiones de joyas del séptimo arte como Kickboxer 2, Blade Trinity (la dan todos los dias en cable, doblada, como debe ser...) y El Maestro de Las Marionetas, entre otras (bueno... Dark City estaba buena...).

Lenina Radon dijo...

Flash Forward pinta bien, además Robert J. Sawyer me gusta.
4/11 estrenan "ashá" The Waters of Mars" anteúltimo especial con David Tennant como Doctor Who!!!!!

Pupita La Mocuda dijo...

Casi lista para gritar: Ok, Fringe (not Pai Mei) here I come! (luego de pasar por tu blog, Daniel, leer tu posteo y ver cómo ponerme en contacto con ella rápida y eficazmente) parece que ahora también está Flashfoward, que creo que me puede gustar. ¿¿¿Y si me pasa como con Lost (nunca antes en mi vida había visto serie alguna de esta manera, es decir a mansalva)a la que quedé hopelessly adicta para siempre, qué hago??? ¡AAAhhhhh!