martes, 22 de febrero de 2005

Diario de un televidente

Fox empezó a emitir la semana pasada Taken, la miniserie sobre extraterrestres producida por Steven Spielberg que, entre sus poquísimos méritos, tiene el de presentar a la superestrella infantil Dakota Fanning en el papel clave del relato (que es, por cierto, el de la narradora).
Por lo demás, Taken es una mezcla desproporcionada de V. Invasión extraterrestre (en el sentido de que el híbrido superpoderoso producto de la cruza entre humanos y alienígenas es lo que garantizará la superación de los conflictos) y una versión de Los expedientes X (en el sentido de que toda paranoia será siempre poca en relación con los aparatos militares).
Si X Files tenía algún encanto era el delirio desembozado en el que vivieron cotidianamente sus guionistas, siempre dispuestos a brindar un twist inesperado de la trama y a complicar las cosas hasta el punto en que nadie podría hacer un resumen del argumento. Bueno: Spielberg aceptó el desafío y puso a trabajar a un grupo de obsesivos que podaron las ramas inservibles, establecieron tutores allí donde hacía falta, trasplantaron y rectificaron las raíces hasta obtener una bonita planta de interior: la eterna lucha entre el bien y el mal.
Los ¿diez? episodios de Taken desarrollan la historia de tres generaciones de dos familias que han decidido unánimemente la una entregarse al bien y la otra al mal (hay una tercera familia, pero no me acuerdo bien de su papel: deben ser un "colchón" de verosimilitud). Los malos son tan malos que dan casi pena (sobre todo porque no se sabe cuál es la raiz de su maldad). Los buenos son tan buenos que aburren. Taken, en efecto, naufraga entre la pena y el aburrimiento.
El episodio inicial muestra todo lo que se sabrá: extraterrestres de cuerpitos verdes y ojos grandes con superpoderes mentales y un desarrollo tecnológico superior al de los humanos; el secreto de estado sobre la nave caída y los cuerpos encontrados; las abducciones y los experimentos que hacen los extraterrestres con los seres humanos (no por maldad, sino por curiosidad: el "mal" y el "bien" se les escapa porque eso sería lo propiamente humano y están dispuestos a comprender ese núcleo duro de roer para seres racionales como ellos). Lo de siempre: basura sentimental y de derecha para satisfacer el anhelo de un mundo mejor que habita en las cabecitas de los pobres de espíritu de este mundo. La miniserie ya fue emitida por HBO, que programa ahora, haciendo gala de esa "maldad" tan característica de la raza humana (y que en realidad es pura codicia), una maratón de Taken.

3 comentarios:

Rashaverak dijo...

antes que nada, requiere de valor comentar algo tan superficial sobre una serie que se las trae.Si no te atrae la ciencia ficción, es tu problema, pero no te la agarres con una serie que intenta explicar algo que nunca sabremos si es verdad.
La palabra es ficción, si no la entendes o no te gusta callate la boca y da un comentario mas objetivo.

Anónimo dijo...

Me adhiero al comentario anterior, es una serie de ciencia ficcion, como tantas otras, y que solo busca dar imaginacion al cuento de si existen o no seres fuera de este planeta solitario, si no te gusta o lo encuentras demasiado poco para ti, entonces no lo veas, y mejor has un comentario sobre programas culturales o cientificos.....

Anónimo dijo...

mierda digo, ya lo dijeron antes que yo, es la vieja incomprension a la ciencia ficcion que hace que aspirantes a escritores o algo parecido como vos, detesten a lo que desconocen, y lo resuman en una frase tan chota como "basura sentimental y de derecha para satisfacer el anhelo de un mundo mejor que habita en las cabecitas de los pobres de espíritu de este mundo"
Si te quedaste contento con tu critica, adelante, pero enchoteciste mal