viernes, 25 de febrero de 2005

La cosa griega


La "cosa griega" está tratada, en Alexander, con un poco más de rigor que en Troya (esa abominación). La batalla contra las huestes de Darío está muy bien filmada. Colin Farrell, que es sobre todo desagradable (antes y acá también), confirma que no tiene estatura de estrella. La reconstrucción de Babilonia es una mariconería que no se puede creer. Aristóteles parece cualquier cosa menos el padre de la filosofía occidental. Oliver Stone es grandilocuente, como siempre, y aburre. Si no fuera por la presencia encantadora de Angelina Jolie (sus pelucas, su vestuario, sus ojos, sus labios, sus pezones de hierro, sus serpientes), la película sería insufrible porque carece de todo charme. Sí: rompí mis votos y fui al cine. Las razones: me aseguraron que estaban dando la cola de Episodio 3 (la venganza de los Sith). Es verdad, la están dando. Estrenan la pieza que faltaba en mayo. Ya tengo una razón para vivir.

2 comentarios:

HeiLdegger dijo...

Sería fantástico si incluyeras asimismo un comentario lapidario sobre "Troya" (recientemente reenterrada por un alemán como el que la desenterró) en lugar de esas cosas que sólo tu paciencia franciscana consiente en ver (¿y grabar para atesorar?)creyendo que tu deleitable pluma puede hacer sobrellevable prácticamente todo

un bloggero amigo

HeiLdegger dijo...

Breve fe (como toda mi fe) de erratas:

Donde dice "un comentario" debe decir "un comentario más ajusticiador y extenso".

(non sequitur): ¿Y no será que las mujeres lo que quieren es que sigamos intrigados?

el mismo bloggero amigo