domingo, 28 de septiembre de 2008

Dicen que...

La autobiografía de los otros

por Rafael Spregelburd para Perfil

Daniel Link acaba de publicar una proeza literaria: La mafia rusa. Contra mi costumbre de dramaturgo, que me lleva a demoradas lecturas de cualquier cosa que no tenga forma de diálogos, lo devoré con fruición.
Proeza, sí. ¿Dije “literaria”? Ah. Tengo mis dudas. En estos relatos (porque lo son, ¿no?) pasa algo rarísimo: la primera persona (un presunto autor, un Daniel Link) no se mantiene del todo estable. Protagonista intermitente, es improbable que a esa misma primera persona se le puedan adjudicar todos los predicados que recoge el libro. O, en todo caso, si se le pueden adjudicar, esto implica que la noción de “persona”, como la noción de “identidad”, ya les quedan chicas a las personas de carne y hueso. Las personas no somos personajes. Y esta es una literatura de personas. Si es crónica o si es literatura –tema acuciante de la solapa del libro- poco importa, como en el Popol Vuh, o en la inmensa cultura pop.
Link (y me pasa también con el teatro de Federico León) parece saber algo de mi infancia que yo mismo debo haber olvidado. Me siento absurdamente incluido en el relato
“Yo fui pobre”: comparto con el narrador la alegría de poder enunciar la frase en tiempo pasado, pretendiendo así superar uno de los traumas más horrendos del capitalismo (ser pobre es el peor de los garrones), y al mismo tiempo sé que el recuerdo nostálgico de ese estado del alma me acompañará siempre. Y será mi leña. Quien ha sido pobre de niño (y está tristemente comprobado que tal cosa ocurre a la gran mayoría argentina) queda empetrolado para siempre de esa pobreza, de ese anhelo en el alma que lo lleva a tener una vida adulta de muy curiosa relación con el dinero. Y con las crisis. Leo como continuidad natural del libro de Link las declaraciones de Lula sobre la crisis yanqui, y me sonrío: “Qué cosa que un banco que siempre le ha dicho al Brasil lo que tenía que hacer termine en la ruina más espantosa”. Este mismo niño del relato es luego inmigrante en Alemania escapando de una improbable Catamarca, indaga con famélica curiosidad quién raya los vidrios de los trenes de Berlín (y para quién), superpone el mapa de Moreno al de Ostkreuz (yo lo intenté con el de Merlo y también funciona), hace de la pereza estructural el nudo evidente de todo problema literario, vende sánguches de milanesa en la puerta de la Deutsche Oper (¿en serio, Link?) y expande, en definitiva, y por generoso, el concepto de literatura.
Sí, Link. Creo que yo también fui pobre. Y sospecho que de eso no se sale nunca. ¿Para qué, además?

7 comentarios:

Unknown dijo...

Ahora estoy con Literatura y Disidencia, pero prometo leer La Mafia Rusa.

Aunque ya sospecho que mi devolución no sea fundamental para tu vida... ja ja...


abrazos.

juan dijo...

Buenas madrugadas, señor Daniel Link.
Antes q nada,aclaro q no soy un lector de su obra pero en breve espero serlo.Soy un joven(25) psicoanalista a punto de finalizar el grado para meterse de cabeza a la literatura.Y ud me parece un tipo muy interesante.
Lo admiro mucho.Lo vi en tele alguna vez.Hace poco salió aquí en Sgo del Estero una nota en el supuesto suplemento cultural del supuesto diario local,donde se le entrevistaba.Las ideas q dejó ver ahí me parecieron tan armónicas a los planteos de Lacan q sonreí más de una vez.Tengo debilidad por la poquísima gente q cuenta con la doble sublime vertiente de la crítica y la creación.Creo q ud es uno de esos pocos.Cdo remate mi tesis espero leerlo.Mientras tanto pasaré por este blog.
Sentí otra afinidad cdo Spregelburd refiere a "Yo fui pobre".No sé cóomo lo pone(me gustaría poder tutearlo)al tema a rodar pero es para mí interesante,lo q Spregelburd refirió.
Confieso q me es molesto haber escrito tanto sobre lo q no es el post de la fecha.Al menos a mí me molesta cdo subo algo y no se elabora nada sobre eso.

Seguiré su blog.

post scriptum:me parecen sumamente intrigantes sus declaraciones sobre el cine.


ahhh!!! lo olvidaba!!!
vi en ADN cultura q la preciosa e inteligente y formadísima Silvya Hopenhayn va a entrevistarlo.Sabe si se lo puede ver en tele y cuando? en Canal (á),supongo.Me gustaría mucho poder verlo.Ahora mismo me estoy "avivando" de q tendría q buscar en youtube jaja.Adoro ver entrevistas a escritores,filosofos etc.En Encuentro estoy siguiendo "Apostrophes".En canal, "El Fantasma" de Hopenhayn, ahí estará ud?

bueno,ya es relajante esto.

un saludo sr Link.

Juan.

Diego dijo...

La mejor reseña que leí sobre tu obra desde la que escribí yo.

Emma Funes dijo...

La mejor reseña es la que aún no se ha escrito, pero esta de Rafael es muy buena!
Salud Linkillo, me llevé tu mirada de Córdoba y la ví.
Pensé en averiguar por un cachito de tierra e inmediatamente supe que vivir allí se llevaría la fantasía al quinto infierno. prefiero las saudades a los desencantos.

Anónimo dijo...

Diego es un tarado que escribe reseñas malísimas,
y le afana cosas al libro SIN citar!

Anónimo dijo...

diego es un tarado que en las reseñas afana del libro SIN citar!

Anónimo dijo...

che link esta bien que seas un profesor y un academico, ademas sos uno muy bueno. tenes que salir del closet y admitirte mas como academico
..las clases tuyas que mas me gustaron eran en las que estabas mas serio , menos preocupado por tirar frases chispeantes e ingeniosas .
un poco el pop ya fue