jueves, 19 de julio de 2007

Algunos lineamientos para una política cultural

Querida Patricia, Dr. Lavagna, Dra. Carrió, Señor Scioli, Cristina, señor@s representantes:

2. Por supuesto, se trata de garantizar la inscripción de la ciudadanía en un proyecto cultural de excelencia y, al mismo tiempo, democrático. Hay que recuperar, para el ámbito de la educación y la cultura, la meritocracia, mediante sistemas de becas y premiaciones para quienes en la materia se destaquen. No me refiero sólo a las becas para escritores y artistas que tienen, ya, instituciones y programas específicos sobre los cuales habría que volver para garantizar su funcionamiento democrático y transparente, sino a becas y premiaciones destinadas a estudiantes secundarios de las escuelas públicas de todo el país: becas de estudio, de formación, de intercambio; premios al rendimiento escolar.
Así como existen olimpíadas matemáticas y torneos bonaerenses, no se entiende por qué las actividades relacionadas con el arte y la cultura no habrían de tener un esquema similar de promoción y patrocinio (juegos florales, competencias de declamación, concursos de manchas...).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

linkillo, acaba de morir fontanarrosa...que tristeza...
pudiendo haber muerto la señora que comia chicle y reia de tus lineamientos....
QUE DISPARATE!!

J la Rata dijo...

Ayer me quedé pensando, en el asunto del disparate.

Después de todo, los millones que se invierten en eduación y cultura son bastante más escasos que los millones de planificación social, por un lado, y economía, por otro (sin contar bolsas en baños).

Y, sin embargo, el gobierno Kirchnerista, siguiendo la tradición del General, los unió, por motivos que bien pueden ser considerados extrapolaciones de lo que proponés en cultura y educación.

Es que, economía y planificación social, van de la mano. Y si coordinan y trabajan al mismo ritmo, los beneficios son indiscutibles.


Bueno, eso, disparates que pienso por la calle.

-J.

Crespi dijo...

De nuevo, Link: Tienen razón en torno a la necesidad de políticas concretas.
Suscribo.