sábado, 4 de junio de 2011

La toma de la Bastilla



Por Daniel Link para Perfil


Contra todo pronóstico, los “indignados” de Madrid continúan acampando y su tozudez ya cruzó los Pirineos y llegó a París (entre otras capitales europeas). Las fotos muestran a cientos de manifestantes en las escalinatas de la Opera de la Bastilla clamando por “Democracia real ya”. Nadie sabe en qué puede terminar una rebelión difusa como la que está recorriendo Europa, una vez que el verano se haya terminado, pero a nadie que haya seguido los debates europeos de los últimos años con una atención mínima puede sorprender una semejante adaptación de lemas criollos.

En 2001, Argentina se volcó a la calle. Los turistas cultivados y de espíritu transformador vinieron desde Europa a ver qué pasaba y se llevaron souvenirs de conciencia (con el nacionalismo pasó lo mismo: nació de este lado del Atlántico y luego los europeos, que entienden casi todo mal, adaptaron el dispositivo).

En 2007, el muy francés Comité Invisible inscribió el linaje de la revuelta en La insurrección que viene: “Nada de lo que se presenta está, ni de lejos, a la altura de la situación. Incluso en su silencio, la propia población parece infinitamente más adulta que todos los títeres que se pelean por gobernarla. Salido de Argentina, el espectro del «¡Que se vayan todos!» comienza a acosar seriamente las cabezas de los dirigentes”.

Bueno, sí, pero eso era antes: ahora los argentinos aceptamos hasta que el Estado decida por nosotros en qué momento del servicio podemos pedir el salero. Es el pasaje de la toma de la Bastilla o del Palacio de Invierno a la hipertensión como problema de Estado, es decir: el fascismo en sus formas más larvadas, que transforma la chispa de la vida en estadística poblacional. Un asco. Y una advertencia: no sea cosa que la revuelta se nos transforme en Putsch cervecero.

4 comentarios:

Red de Trueque dijo...

Hola Daniel, hablando de "exportar" soluciones argentinas te paso un documental griego sobre los 10 años de la crisis del 2001/2002.

Lo hizo un equipo de la TV pública griega que había estado durante el inicio del corralito y quiso saber qué pasó 10 años después, acá están los enlaces para verlo en YouTube:

http://redglobaldetrueque.blogspot.com/2011/04/el-experimento-argentino-documental-de.html

Está hablada en castellano, salvo el narrador que habla en griego pero tiene subtítulos en inglés. De todas maneras se entiende bien el documental.

A mi me dejó un gusto amargo, tal vez porque en el balance de los 10 años no queda algo muy positivo y deciden terminarlo con el PACO.

De todas maneras si querés verlo ahí está.

En Clarín el otro día dijeron que por el documental están pensando en implantar algunas de las soluciones que surgieron en Argentina en Grecia...:

http://www.ieco.clarin.com/economia/Club-Trueque-exporta-Grecia_0_489551142.html

Saludos.
Eduardo.

lau dijo...

En Puerta del Sol deberían estar hablando de lo que pasa en Santa Cruz. En Buenos Aires deberían estar hablando de lo que está pasando en Santa Cruz.

Linkillo dijo...

¡Qué suerte que siempre haya alguien que nos recuerde sobre lo que deberíamos estar hablando! Sin embargo, como no estoy ni en Buenos Aires ni en Puerta del Sol, supongo que puedo hablar de lo que se me dé la gana.

lau dijo...

Uno siempre puede hablar o callar lo que se le da la gana. No fue mi intención ofender sino solamente señalar que hay un lugar donde se está realizando una lucha de una tozudez (45 díasde huelga)impresionante en medio de un clima (meteorológico y político) hostil. Saludos.