martes, 13 de noviembre de 2007

Patrimonio de la humanidad

Detrás de la Oaxaca que los turistas recorren con mirada embobada hay otra, más vital, más contradictoria, más interesante: ¿cómo se organiza la vida en un paisaje de cuento de hadas?
Oaxaca es bella y, por lo mismo, un poco fake (nada es más fake que la belleza: "Italia y sus bellas ciudades").
El año pasado, una huelga docente derivó en una revuelta generalizada durante la cual decenas de miles de indígenas y mestizos agrupados en la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) ocuparon y bloquearon el segundo destino turístico de México. El saldo de
aquellos días febriles fue una decena de muertos y cientos de heridos, pero de eso se habla poco. Lo importante es que el turismo, principal fuente de ingresos de la ciudad, haya vuelto. En segundo término se ubica el comercio (ligado con el turismo) y, en tercer término, los dólares que los emigrados giran desde los Estados Unidos (o, como se dice graciosamente, "OaxaCalifornia"). En tiempos de globalización, las ciudades americanas viven de los flujos migratorios y monetarios.
En Oaxaca hay muchas galerías de arte y allí viven muchos artistas (incluso argentinos). El más conocido es el oaxaqueño Francisco Toledo, a quien la ciudad mucho le debe: él participó de la recuperación del convento de Santo Domingo como centro cultural, de la fundación del Museo de Arte Contemporáneo, reformó y donó una casa donde ahora funciona la Cinemateca y creó el Centro Para las Artes en San Agustín, en una fábrica del siglo XIX abandonada que hizo reciclar con criterios completamente ecológicos, y cuya existencia se vio amenazada por acusaciones de corrupción.
En Oaxaca pasan cosas que escapan a la mirada superficial del visitante, como sucede siempre, y en las que pensamos cuando estamos de vuelta en nuestra casa, enfermos de gripe y odiando el clima de fin de los tiempos que nos tiene acorralados.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

No comprendo la asociación de lo bello con lo fake, como cuando no entendía a Kristeva en la facultad. Pero soy viajera fanática y me interesa que me esclarezcas.
No se me ocurre lugar, persona o canción bella, que sea *fake*.
Es más, ultimamente pense que la verdad en el arte es condicion de belleza.
Firenze en Italia, Colonia en Uruguay me parecen decididamente feas por mentirosas y escenográficas.
Y pienso en aquellos lugares que encuentro bellos a pesar de sus alcaldías y sus destinos: Montevideo, Buenos Aires, Lisboa, Sintra, Río, Ginebra, Unquillo, La Habana.
Son bellas porque respiran verdad y carecen de intención.
Como la gente bella, que lo es a pesar de sí misma.
Entendí tu posteo para el lado de los tomates?

Anónimo dijo...

"nada es más fake que la belleza"

jajajajajajajajajajajajajaja!!!!


Qué frase, Linkillo, qué frase!

Antonella dijo...

Perdón la intromisión, nunca lo hago... pero La Habana te cayó "Verdadera" emeygriega? no me gusta hablar en términos de verdad generalmente... pero tal vez abmas entendimos mal... vos para el lado de los redondos.. yo para el de los peritas: eso sí, es también lo fake de Buenos Aires lo que la hace tan atractiva, hipocresía de la mona vestida de seda... o viceversa.

Antonella dijo...

tal vez ambas entendimos mal... eso sí, yo para el lado de los redondos y vos, emeygriega, para el de los peritas: si algo le falta a La Habana es "belleza por ser verdadera", cuál es su verdad? Y si hay algo realmente atractivo en Buenos Aires lamento decirlo, es su hipocresía de mona vestida de seda... o viceversa.

emeygriega dijo...

El imperio pomposo de Batista intervenido, detenido en el tiempo: la ventana que se rompió, rota quedó. 50 años de revolución reflejada en cada centímetro de malecón: no hay ambientación, reciclado ni *puesta en valor*. (!)
Esa es la verdad de La Habana y los que no la aprecian, van a Varadero, donde yo no voy nunca.

Buenos Aires tiene una verdad apestante y en tal caso vemos si ese hedor te lo bancás o no. Yo voy oscilando.
No veo seda tapando sus desatinos urbanísiticos e históricos, mas bien la veo desnuda y sifilítica, mostrando sus chancros.
Esa verdad me enamora, me enoja y me deja entrampada, como mi novio.
Cosa que jamás me pasaría con Brujas, Montecarlo, Colonia o George Cluny.
A diferencia de linkillo, para mí beauty is justice, aunque insisto: siempre me fué mal en Teoría Literaria.

La voz de tu conciencia dijo...

Actualizáaaaaaaaa, Linkiiiiiiiiilloooooo, acutalizáaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

que idola por no ir nunca a varadero (?) camarada camarada te perdiste la revolución por estar admirando 50 años de revolución y revolcón...

la voz de la conciencia de un grillito anónimo dijo...

Si al menos escribieras bien sería más fácil comprender tus chistes e incluso contestarte, voz de la conciencia del anonimo.
No se entiende bien como se pierde una revolución por admirarla.
Contanos.
Pero separando sujeto, predicado, objeto directo como te enseñó la Srta. Nelida en el cole. Dale?
Eso sí, mirá que ésto no es como el chat, no podés poner caritas ni emoticones.
Dale que podés.

Anónimo dijo...

es TAMBIÉN lo fake de las ciudades nombradas lo que hacen a su belleza: y Varadero, con todo su fake, tiene también su verdad: la dialéctica entre ambos, fake y verdad, hace a las ciudades interesantes, y retomo a la amiga virtual antonella ¿QUÉ ES VERDAD? la belleza está en la subjetividad y las caretas que "laberintan" la verdad en el mercado negro de La Habana son muy parte de su belleza, allá tu percepción si no sentiste la ambientación de La Habana... beauty is in your mind

Anónimo dijo...

grillito anónimo... primero y principal, buscáte un buen libro de funcionalismo, y sino, también recomendaría un curso de gramática aunque sea papita para el loro. aún cuando falten puntos y comas...prestá atención: revolución: OD, el sujeto (segunda persona singular) está tácito, y la señorita no perdió la revolución, SE LA PERDIÓ que es algo diferente: por estar contemplando (es un complemento preposicional) y sacando conclusiones sobre belleza=verdad, implícitamente criticando a los teóricos literarios por "pasividad y volteretas". espero que hayas aprendido cuestiones de sintaxis muy útiles para analizar oraciones que NO te dió tu seño, Nélida... espero que expandas tus capacidades cognitivas con respecto a la gramática del Español, pequeño amigo normativo... la oración no está ni bien ni mal, aprendé a usar los contextos: "que idola por no ir a varadero" es una ironía, que odioso tener que explicarla, pero hay grillitos sesudos y académicos y... manos a la obra con la tolerancia...

Antonella dijo...

No creí que esto iba a dar para tanto.. jaja, muy divertida la discusión, pero a bajar los decibeles!!! si la belleza es subjetiva... todos felices! Linkillo poné orden a la violencia! un abrazo