miércoles, 22 de julio de 2009

La lacra de las capitales

Leer los diarios en internet se vuelve cada día más tortuoso, con los banners que se abren a cada click que uno hace. De qué son, señores publicistas, no lo sé, porque los cierro instantáneamente, de modo que poco y nada es lo que consiguen (al menos en lo que a mi respecta) en términos de imposición de marcas y productos. Lo que si consiguen es que mi odio hacia ustedes aumente exponencialmente.
Sabemos que la publicidad no sirve para nada (o mejor dicho: sirve sólo para sostener el Mal): no conozco a nadie que haya cambiado de marca de jabón en polvo por las taradeces que sobre tal o cual producto se señalan (mentiras, mentiras, mentiras). Lo mismo sucede con los vínculos: por más que insistan nadie irá al casino porque se lo diga un banner (y mucho menos, cambiará su auto). ¿Por qué existe, pues, esa lacra infame llamada publicidad? ¿Por qué no prohibirla o, por lo menos, regular sus formas de aparición? Prohibirla en cable (¡basta ya de los chinos que gritan porque acertaron no se qué en Trillonarios!, ¡basta ya de esos imbéciles en boxer a los que les invaden el baño para ofrecerles blanqueadores dentales!), limitar su aparición en Internet, lo que sea, pero ya.
¿O es que se supone que la publicidad está del lado de la libertad, la igualdad, la fraternidad, valores de la burguesía revolucionaria?
Los cineastas que hacen avisos son complices del Mal y la avaricia. Los guionistas de las agencias son asesinos de la imaginación y del buen gusto: ¿o se creen que alguien va a cambiar de shampoo por ver a una chica agitando su peluca de plástico brillante?
Mándenlos a todos a Cuba o a Vietnam con Narda Lepes. Y a los señores fabricantes de productos: dejen de pagar para que sus hijos descerebrados finjan que trabajan. Estamos perdiendo la paciencia...

23 comentarios:

juan división dijo...

si usas firefox vas a "herramientas", "complementos", "examinar todos los complementos" e instalas el "adblock plus" y chaucha, se terminó toda esa basura

Anónimo dijo...

Hola Daniel,
lamento ser quien diga algo tan obvio, pero la publicidad no está dirigida ni para vos, ni para mí, sino, justamente, para alguien que no tiene capacidad de hacer tu razonamiento, o porque son limitados o porque no tuvieron la oportunidad de educarse y alimentarse para poder pensar, y lamentablemente, una población educada no es redituable ni para las matcas masivas ni para la mayoría de los líderes políticos. Si no mirá el presupuesto en educación.
Saludos

DIEGO dijo...

Yo soy publicitario. Y de los peores: de los que se dicen creativos; pero no te voy pelear. Después de todo hay que ver cómo vivir juntos.

Abrazo.

linkillo dijo...

Juan: gracias, pero ése no es el problema. Naturalmente, mi firefox tiene instalado el adblock y cada tanto lo actualiza. El problema es sentirse obligado a actuar frente a una intrusión que uno no ha consentido jamás. Y la gente que no sabe instalar un complemento, ¿qué? ¿Y las publicidades que insertan en los diarios antes de los videos que te recomiendan mirar, qué? ¿Y la publicidad por cable, qué?
Diego, lo siento: prometo rezar para salvarte del infierno.

Mecha dijo...

Encima, de creativos no tienen nada, son invasivos por completo,así que no les queda resto de personalidad ni de tiempo para ser creativos.
En la radio, no solo dejan de ser creativos, son perfectamente estúpidos, no tienen gracia, y no le venden ni una rifa a la madre para el viaje de egresados.

linkillo dijo...

Me olvidaba de la radio: por favor, cierren las radios.

Ferko dijo...

a diferencia tuya, no me enfoco en el odio: yo encuentro mi consuelo en el amor, el más puro amor.

el germen de la venganza (pasiva, claro) es repetirse una verdad (fundamental) como un mantra: nadie puede enamorarse realmente de un publicista. ellos nunca conocerán el amor.

diego dijo...

Hay una relación directa entre la publicidad y el hambre en áfrica, por ejemplo, o la vida horrible que llevan los pibes del parque centenario; es tan obvia, la relación, que ni vale la pena hacer un estudio de ningún tipo para probarla.

Me hiciste acordar del forro que le hizo la campaña a De la Rúa. No comparto la idea del paredón; sí la de que trabajen, nos deben mucho, ¡muchísimo!

mL dijo...

y ni hablar de las publicidades de jabones en polvo o comidas, en las que solo se ve mujeres haciendo actividades domesticas y se juntan con amigas para hablar de cual quitamanchas es mejor para la ropa del marido..no conozco ninguna mujer de esas, donde estarán???
Creativos...

Anónimo dijo...

Los publicistas son lo menos de lo menos.
Pero (¡pero nada!):
Si un hombre va y abre un almacén, y a ese almacén le va bien, no tardará en surgir la competencia: otro almacén (a media cuadra o a la vuelta de la esquina). Comienza, entonces, el tira y afloje, el Copa & Chego: los dos ofertan las mismas mercancías. Es ahí donde entra la publicidad, para seducir ejerciendo un simulacro de diferenciación. Es un problema tremendo para la economía (y no sólo!), y no tiene solución dentro de los límites del capitalismo. (A un economista, cuyo nombre no acude a mi memoria, le otorgaron el Nobel por llegar a las míseras conclusiones arriba expuestas. Una joda.)

La publicidad: el brazo armado del capitalismo.

Saludos, Link. Siga despotricando que nos hace muy bien a todos.

Gala dijo...

Estimadísimo,
Me gusta la efusividad de la rage... alguien lo tenía q decir, no?
Igual, es curioso: resulta q cuando clickeé para comentar en el pte posteo un insolente ad de mercado libre irrumpió en mi pantalla!!!
Personalmente, más allá de la exp x todxs conocida q constituye el vivir atosigados x dispositivos publicitarios 24/7, la experiencia q me resulta particularmente violenta (encumbrando el ranking, superando incluso a las múltiples estrategias de los hnos mastellone & co) es ir al cine y tener q soportar el bombardeo comercial en patalla gigante dolby digital y con sonido surround... realmente me produce tanto stress esa previa q x lo gral procuro llegar un toke + tarde c/el exclusivo fin de obviar semejante mal trago subjetivador.
Como decía gilles, lo más ridículo q pueden pretender hacernos creer es q las empresas tienen un "alma". WTF?!

Marisol dijo...

El ADBLOCK de Firefox es un real alivio. Descárgalo.

werte dijo...

Además del adblock, les recomiendo el NoScript. Es más salvaje porque corta todo lo que sea script, y el primer día hay que perder un poco de tiempo administrándolo, poniendo qué pasa y qué no (por ejemplo, las páginas que tienen música en autoturn, con noscripts ni te enterás). Quisiera ser un ciborg (como scioli o la ex-vicejefa) para instalarme esos complementos abajo del cerebelo.
En relación con esto, los legisladores tienen dormido un proyecto de ley para acabar con cosas como el marketing telefónico.

Damián Bacalov dijo...

Me sumo a la recomendación. Es hora de cambiar dejar Internet Explorer, instalar Firefox y la extensión AdBlock Plus.

En cuanto a los banners, siguen existiendo porque HAY gente que hace clic en ellos.

Toto Terry dijo...

yo adhiero a todo absolutamente todo lo dicho por ud.

Fernando Terreno dijo...

Es que la publicidad es el fascismo de nuestra época.
¿Alguien podrá leer el nombre de las estaciones de subte cuando Mauri y sus muchachos terminen de tapizarlas con esos inmensos carteles?
Y para empezar por casa: ¿Sabías que al clickear en tu blog se abre un pop-up de mercado libre?

Para finalizar: "La publicidad consiste en venderles heladeras a los esquimales y naranjas a los paraguayos".

Un abrazo

linkillo dijo...

Lo sé, y soy inocente. Es el blogger. Nunca supe cómo impedirlo.

Ferko dijo...

No, papu. Cualquiera, no es el blogger. Yo tenía exactamente el mismo problema y descubrí qué era: el netstat o motigo creo que se llama. Si sacás esa porquería no se te abre más el mercado libre. Vos probá.

Besis.

Anónimo dijo...

"¿Alguien podrá leer el nombre de las estaciones de subte cuando Mauri y sus muchachos terminen de tapizarlas con esos inmensos carteles?"

Y cuando subís las escaleras (no mecánicas): beldent, beldent, beldent, beldent... (o como garcha se llamen esas golosinas...)

Anónimo dijo...

Estimulante ira, Link. Como decía Bill Hicks: "si haces publicidad, estas fuera de la lista del arte PARA SIEMPRE. No eres mas que otra puta en el gang-bang capitalista".

diego dijo...

Che, qué feo, dejen a las putas tranquilas; ¡defiéndanlas, no las usen como metáfora de la perdición!

Anónimo dijo...

anónimo: fogwill.

Anónimo dijo...

Fogwill refresca mejor.