miércoles, 24 de junio de 2009

¡Cuántas, cuántas maravillas, sublimes y a par sencillas...!

Era la tarde,



y la hora



en que el sol la cresta dora









de los Andes.

2 comentarios:

girlontape dijo...

hermosura....

ine dijo...

jajaa muy bueno...!