miércoles, 23 de marzo de 2005

El proceso

En su "Comentario" al affaire Plata quemada, Fogwill reconoce que "Piglia es uno de los veinte mejores escritores vivos de la Argentina: es decir, tiene esas excepcionales condiciones poéticas y narrativas que se manifiestan en apenas uno de cada dos millones de ciudadanos". Lo que no le impide señalar que, a la hora de polemizar, "elige siempre tan mal a su enemigo como a la manera de enfrentarlo".
"Piglia", dice Fogwill, "acaba de ser condenado por la justicia en un proceso que habría podido eludir diciendo la verdad y cargando las culpas en su agente, que fue quien lo involucró en la causa. Pero entre la verdad y la fidelidad hacia quien maneja sus intereses literarios, optó por esta última. En su artículo publicado en Pagina/12 del 13 de marzo de 2005 manifiesta descreer en la justicia, y, en eso, coincidimos plenamente. Pero en cambio, él simula creer en la justicia de las justas literarias".
Si hay algo que Fogwill le reprocha al texto de Piglia es el tratamiento de los nombres de los implicados: que no nombre a Nielsen sino que lo sustituya por un arquetípico Daneri pero también que cuando menciona los jurados del Premio Planeta se olvide del más crápula de todos: "
No sé qué pensarán mis abogados", escribe Fogwill, "pero yo lo nombraré: en el jurado, junto a Maria Esther de Miguel, Augusto Roa Bastos, Tomás Eloy Martínez y Mario Benedetti, que Piglia menciona, figuraba como presidente Guillermo Schavelzon, funcionario de la editorial auspiciante y agente literario del autor. Este nombre, y no el del imaginario Carlos Argentino Daneri, debió ser el eje de la rendición de cuentas de Piglia en Pagina/12. Su participación es tan plausible, como lo prueba su despido de la editorial ante la primera denuncia pública del fraude. Piglia lo oculta, y en ese texto en que se burla de la justicia, simula creer en el valor de los fallos de este tipo de comitivas que sólo toman contacto con una breve selección de finalistas, y deben debatir sus pareceres con un miembro que a la vez es gerente de la empresa que los remunera y se hace cargo de sus viajes y viáticos".
Para Fogwill, Piglia "se involucró en un proceso, que, aún después de concluido, sigue damnificándolo".

Fragmentos del "Comentario" antes glosado fueron publicados en El Mercurio de Santiago de Chile.

3 comentarios:

chica vudu dijo...

Todo lo que le encajé a la chica de conglamour era para tu blog, creo, estoy un poco confundida con este sistema. Me encantó que publicaras lo de Nielsen. Yo había entrevistado al tipo hace muchos años, y me parece bien que haya llevado esta acción hasta sus últimas consecuencias. De las personas que lo apoyaron, Elvio Gandolfo por ejemplo, siempre tuve buenas referencias. Es bueno saber que alguien hace una selección crítica de lo que lee en los diarios y lo comparte. Estuvo bueno. Te agrego a mis favoritos. Vi que me tenés entre los tuyos, con un lindo fondo. Linkillo, sí que tenés links, che!

linkillo dijo...

A mí también me parece bien que Nielsen se haya bancado el juicio. Lo que serán "las últimas consecuencias" todavía está por verse. Gracias por leerme (encontré de casualidad tu comentario porque yo hice alguna cosa con mi plantilla que me impide verlos). Saludos.

Anónimo dijo...

Bueno, así de golpe todos me parecen muy simpáticos. Que sean felices y coman perdices!