jueves, 18 de febrero de 2010

La delgada línea que separa el bien y el mal, ejemplificada con un par de nombres de ciudades y la transformación de la necesidad en cariño.



1 comentario:

Ferko dijo...

ay d., no me podés hacer esto. finalmente el lunes voy a poder ver a magnetic fields acá en portland, por primera, (y única?) vez.
this is huge for me.