sábado, 2 de febrero de 2008

El mal relativo

por Daniel Link para Perfil

Pensaba contestar los dichos del Sr. Fogwill en su columna de la semana pasada, quien, barthesianamente, piensa que “la lengua es fascista” y, aún deplorando sus categorías, recurre a ellas porque su pusilanimidad le impide imaginar modos de resistencia. Como el vocabulario de Fogwill es el mismo que utilizó simultáneamente Rafael Spregelburd en sus anotaciones alemanas de viaje, dejo a esos dos titanes del ring sabatino que se las arreglen con su lengua común (vulgar no, comunitaria) y paso a dedicar los pobres artificios de mi prosa a denostar el informe de Green Cross, para cuyos expertos la controvertida papelera Botnia no habría contaminado ni el aire ni el agua en sus primeros días de funcionamiento, en consonancia con el disparatado informe oficial de la Dirección Nacional de Medio Ambiente de Uruguay que indica que la planta “no afectó el ecosistema”.
La contaminación podrá no ser (todavía) tóxica, pero que la hay, la hay, y ninguna operación de prensa como la que encabeza la ONG patrocinada, entre otras luminarias, por Steven Seagal, Brad Pitt y Leonardo Di Caprio podrá convencernos de lo contrario. Aunque el hedor de Botnia no alcanzara a atravesar el río Uruguay (y no se entiende cómo alguien podría sostener una hipótesis tan peregrina), bastaría con la contaminación visual (la misma que sufre cualquier paseante de la Reserva Ecológica en Buenos Aires cuando mira la Corporación Puerto Madero) para aborrecer ese proyecto del mal y de la destrucción. En lugar de pretender tranquilizar las alarmas ciudadanas, los ambientalistas deberían dedicarse a censurar la producción de basura (packaging, folletería, etc.), herramientas viles de comunicación que ponen al planeta entero en agonía.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido linkillo: respecto a las pasteras y los gladiadores asambleistas, tengo una posicion tomada que difiere absolutamente de la tuya, quiza porque seguí de cerca (desde hace tres años) la arenga iniciada por Busti, que en aquel momento no sabia que terminaria jugando para K y la cosa se le desmadró.
Reproduzco lo que acabo de postear en otro blog y los invito a leer la tapa de Trompetín de hoy, donde parece que Entre Rios debera emanciparse, como Eslovenia, ya que la Corte de la Haya resulta poco al sistema gualeguaychesco de justicia. Además estas personas otorgan *pases* excepcionales para pasar la frontera, solo en casos importantes, por ejemplo cuando hay futbol y tienen que pasar las hinchadas. Otra que las FARC, qué guerrilla ésta! perdón, fuerzas insurgentes.

posteé:
Estoy escuchando interesante entrevista radial de Alejandro Lingenti a Jorge Ruli, ecologista que decribe los estragos que producen en el suelo y en el ambiente los cultivos de soja, que ademas de vaciar la tierra de fósforo y otros minerales, refiere los vaticinios del mayor especialista del INTA en la materia: en 10 años los hijos de los trabajadores del macrocultivo tendrán ¨tetitas¨y otro tipo de malformaciones ƒisicas, merced a los fertilizantes -hormonas- y a las fumigaciones aéreas en masa ( vuelvo a los cultivos de tabaco en Misiones).
Ruli señala la visita de nuestra cinica presidenta ayer a la planta productora de pollos que promoverá la hiper producción de pollos podridos alimentados con forraje contaminado.
Parece que nuestro gobierno y nuestra prensa deberian consultar mas a menudo a los tecnicos maravillosos de organismos desmantelados como el INTA, en vez de ocuparse de 100 entrerrianos enajenados, vandálicos y delincuentes que otorgan ¨pases¨para cruzar la frontera.
Nuevamente, y disculpen la brutalidad: SACARLOS A PATADAS o si prefieren los más educados, con Gendarmería, más cordialmente.
Por lo menos a ellos.
A los K algunos lo intentamos con nuestro voto y nuestra militancia, pero no nos salió.

Lao dijo...

Realmente se aprecia la elaboración estética de la que haces gala en tus columnas. Algunos comentaristas del mismo diario son tan precarios, que con sus plumas no llegan ni a plumeros.
Saludos.

Emma Funes dijo...

Dani, Fogwill está mayor ¿qué no le perdonarías a tus padres después de terapia aguda? y en cuanto a la contaminación, no-contaminación de las pasteras, elsólo mirar el río desvanece cualquier esperanza.Hay contaminación ambiuental, visual y sobre todo política que será grave porque los laderos de turno presentan demanas en La Haya pero para poder robar otro poquito.
Dede un moderno dispositivo móvil, inasequible para mí, te dejo un poco del mar que hoy miré absorta y melancólica.

Anónimo dijo...

Con respecto a la primera parte de su cometario (pasteras y "gladiadores asambleistas"), creo que MY está viendo demasiado TN ... ¡y eso hace mal! (al menos si uno no se detiene a pensar un poco más las cosas ...)

Anónimo dijo...

Nunca supe qué pensar respecto de las pasteras, y cuanto más trato, más se me complica tomar una opinión. Que va a contaminar es obvio: todas las industrias son contaminantes. El tema es ¿en qué medida? Y acá tenemos predicciones para todos los gustos.
Más importante todavía me parece lo siguiente: si vamos a repudiar así cualquier industria contaminante -es decir, cualquier INDUSTRIA, a secas- ¿no deberíamos abstenernos de utilizar los productos que son fruto de esa contaminación? Inevitablemente me viene a la cabeza la imagen de Gandhi extrayendo hilo de la lana para con eso tejer él mismo una tela para con esa tela elaborarse él mismo esas túnicas que usaba. ¿No deberíamos hacer eso que hacía él y si no, cerrar las nalgas? Supongo que a cualquiera de los que frecuentamos este blog se nos complicaría dejar de usar papel o elaborar el que usemos.
Tercero, los asambleístas se parecen cada vez más a una manga de matones, esto de instalar un puesto de peaje me parece la máxima. Y lo que más me inquieta no es el hoy sino el pensamiento de dónde va a estar toda esta gente dentro de diez años, que es cuando finalmente vamos a saber en qué medida Botnia contaminó.
Cuarto, ¿estamos insinuando que está todo bien con la contaminación en tanto y en cuanto no se contamine frente al Ñandubaysal, que ahora parece que fuera Cap Ferrat? Si lo mismo estuviera pasando en el impenetrable chaqueño o en Bolivia ¿estaríamos haciendo el mismo quilombo? Mmmmh.
Quinto y lo peor de todo: los que sin lugar a dudas me dan ASCO, como diría Nazarena Vélez, es el modo en que se desenvolvieron los gobiernos uruguyo y argentino. Un presidente de cualquier país (Uruguay en este caso)nunca debió haber permitido que se instalara una planta de estas características sobre el margen de un río internacional. Un presidente argentino que coquetea con el infeliz de Chávez para hacerse el zurdo nunca debió malquistarse con un presidente socialista de un país de tradición socialista tan arraigada como el Uruguay. Hecho el daño, el matrimonio gobernante no puede dejar librado al azar el accionar de los asambleístas. Y del gobernador Busti mejor no hablar. Son una manga de monos esquizofrénicos e irresponsables, por decir lo menos. Y nosotros no debemos de ser mucho mejores, porque no hacemos más que decir pavadas acerca del olor a repollo hervido y nos creemos que esa manga de mafiosos son Bakunin que volvió y se hizo millones.

fmv dijo...

Mikhail Bakunin está en Lost.

Tiene un parche en el ojo.

Anónimo dijo...

Angel empetrolado, veo TN menos que vos - de hecho no se a qué te referís, TN llama gladiadores a los asambleístas?- y pienso bien, muy bien lo que digo.
Si querés debatir e incluso confrontar, dame argumentos, no sarcasmo ni agresión gratuita.
No parece necesario ni fructífero para nadie.

Anónimo dijo...

Para MY y para "anónimo" (el punto tercero de su comentario merece idéntica reflexión a la que llevo hecha en este espacio): el reclamo que formulan contra la conducta de los asambleistas me suena parecido al reclamo de "seguridad" del "ingeniero" Blumberg. ¿Qué pasa, qué es lo que les molesta? ¿Qué alguien se anime a cuestionar la autoridad municipal/provincial/nacional? ¿Realmente piensan que los que se ven afectados por la instalación de las pasteras pueden confiar en la decisión que vaya a adoptar la Corte de la Haya (o cualquier tribunal jurisdiccional, ya sea nacional o internacional)? ¿No les parece al menos "interesante" y digna de ser analizada detenidamente la insurreción política de los "gladiadores asambleistas" contra el Estado (municipal/provincial/nacional)? ¿No está bueno que cada uno pelee por lo que considera que le corresponde y no se quede esperando lo que diga el intendente, el gobernador, el presidente, la Corte de las pelotas o quién sea?
Si consideran que la respuesta a estas preguntas es negativa, entonces levantemos las banderas de la "seguridad" (como lo hizo el "ingeniero" Blumberg en su momento) y sigamos caminando con la cabeza gacha y silbando bajito, a ver si todavía algún policía aburrido nos para y nos pregunta qué estamos haciendo ...

Anónimo dijo...

sos un notas. cuando fogwill te dice maricón refieriéndose a una debilidad del carácter, vas corriendo a postearlo. pero si uno cualquiera te dijera comilón, claro, aludiendo a tu apetito desbordante, no dirías nada.

Anónimo dijo...

Ángel empetrolado, ya que soy una de las personas a quienes te dirigís, te contesto que me parece que se te empetrolaron las ideas. El único (¿o la única?)que citó acá a Blumberg fuiste vos. Yo no estaba pensando en "la inseguridad" sino en que no me gustaría tener que darle mis datos a gente que no sé quién es para que me diga si puedo pasar por un lugar público o no. Esto, por dejar el beneficio de la duda acerca de si están cobrando peaje. Mis datos, los tuyos y los de todos nosotros ya los tiene la Side y eso ya me parece sufiente en materia de intromisión a mi libertad y a mi vida privada. Ahora, si para vos el peaje en Entre Ríos es "insurrección política", anarquía, o Bakunin... es que tenés poca memoria: recuerda sospechosamente a las "pinzas" que armaban los milicos para secuestrar gente que tuviera pinta de guerrillera. Los militares también eran insurrectos, ¿sabés? No siempre es piola ser inserructo. Pero ni sé para qué me gasto en contestarle a gente que piensa en términos de piola, copado, cool, etc. Andá, seguí siendo feliz cada vez que veas a los asambleístas encendiendo la chispita de la revolución o de la anarquía. Para mí, la revolución es algo más serio. Y reitero lo que dije en mi anterior post: vamos a ver dónde está toda esa gente dentro de diez años.
(Claro: vos no tenés diez años para esperar, igual que hoy no tenés tiempo de discriminar a la gente que está con Blumberg de la gente que no está de acuerdo con vos, o con tus queridos asambleístas... Que no sólo tienen la posta en materia de cuidado del medioambiente, sino que también tiene la vara para discernir a la gente garca de la gente cool. Para qué nos vamos a gastar en pensar un poco, si es tan fácil: si A es bueno y yo soy como A, yo soy bueno; y los que no sean como A, son todos malos-malos-malos, ¿no?)

Anónimo dijo...

¿asambleistas = "milicos que armaban 'pinzas' para secuestrar gente que tuviera pinta de guerrillera"?
¿"asambleistas que tienen la vara para discernir a la gente garca de gente cool"?
Mmm ...

Diego dijo...

"Los intelectuales son como los mafiosos, se matan entre ellos".

Woody Allen.

Saludos.